¿Qué es la estimulación ovárica?

Cuando ya habéis decidido que queréis ser mamás, puede que os estrese los tratamientos a los que os tendréis que someter. Cuando más información tengáis de los procesos, de los síntomas etc…seguro que os sentiréis más tranquilas. ¿Queréis saber más sobre la estimulación ovárica?

¿Qué es la ovulación?

La ovulación espontánea de las mujeres es uno de los procesos del ciclo menstrual que se inicia con la regla y culmina unos 14 días después. En este proceso solo un óvulo madurará y podrá ser fecundado. La reserva ovárica es la cantidad de óvulos que tiene una mujer en un momento concreto y que marca su fertilidad.

¿Qué es la estimulación ovárica?

Es una técnica que se usa para aumentar el número de óvulos en las mujeres que se someten a técnicas de reproducción asistida como inseminación artificial o fecundación in vitro con óvulos propios. También se utiliza para congelar óvulos o para donar óvulos.

Consiste en la administración controlada y personalizada, de hormonas a través de inyecciones con el objetivo de que el máximo número de óvulos posible que comienzan a madurar en el ciclo, lo consigan.

Si se trata de un proceso de fecundación in vitro, se podrá obtener entre 6 y 15 óvulos, que se tendrán que extraer en un estadio de maduración avanzado pero antes de que la mujer ovule espontáneamente. Si se trata de un proceso de inseminación artificial, la estimulación es más suave e intenta asegurar la ovulación de uno o dos óvulos.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento consiste en administra fármacos que sustituyen la acción de las hormonas que naturalmente ejercen su función sobre el ovario y favorecen la maduración de los óvulos y persigue:

  • La Maduración del óvulo: el tratamiento con hormonas permite el desarrollo de uno o más óvulos maduros.
  • La ovulación: el  tratamiento hormonal permite desencadenar la ovulación de forma controlada y controlar el ciclo natural de forma exógena.

Durante el tratamiento se realizan multitud de controles médicos para valorar la respuesta al tratamiento.

¿Tiene efectos secundarios?

El tratamiento hormonal no suele tener riesgos para las mujeres, pero si puede tener efectos secundarios que normalmente son ligeras molestias (similares a las de la menstruación): Entre los síntomas más habituales están la hinchazón abdominal (no un aumento de peso), sensibilidad en los senos, sensación de presión en los ovarios, malestar o mareo.

A pesar de los estrictos controles médicos que se llevan a cabo, pero puede ocurrir:

  • el síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO): los folículos que se producen son más grandes de lo normal.
  • Se incrementan las posibilidades de tener embarazos múltiples.

Normalmente al día siguiente, la mayoría de las mujeres pueden reanudar al día siguiente sus actividades habituales. Los síntomas bajan a partir de la punción ovárica.

Es normal que estés estresada cuando vas a comenzar un tratamiento hormonal. Es bueno, tener una vida sana y practicar deportes poco lesivos (como nadar, pilates o andar), hay muchos tratamientos naturales también que te pueden ayudar, siempre con la supervisión de tu médico.

Y ya sabéis, que para cualquier duda, solo tenéis que escribidnos!

fertilidad lesbianas

Fertilidad en parejas lesbianas. ¿Cómo elegir quién de las dos será la madre fecundada?

Quizá ambas queráis vivir la experiencia de maternidad en vuestros propios cuerpos, algo biológico por ambas partes.

Y quizá también queráis unos consejos para decidir quién tendrá el bebé. Es posible que busquéis las mayores probabilidades de éxito de embarazo.

En ambos casos, vemos como solución las pruebas de fertilidad para nosotras, las parejas lesbianas.

La vida fértil

Siguiendo consideraciones generales, la edad más fértil comenzaría en torno a los 20 años, aunque la ovulación se haya iniciado a los 14, aproximadamente.

A los 30 años la fertilidad femenina va disminuyendo.

Primero lo hace lentamente, y sobre los 36, el proceso se va acelerando de forma notable. De este modo, entre que decides tener hijos, ves que es algo que puedes afrontar económicamente y que tu chica también se encuentra en el momento de desear descendencia, puede que hayas perdido la etapa en la que tu cuerpo estaba mejor preparado para quedaros embarazadas.

No todas las mujeres viven igual el paso de los años. Por eso, si te has alarmado al pensar en tu edad en relación a la posibilidad de un embarazo, te animamos a seguir leyendo.

¡Aquí van las claves de fertilidad en parejas lesbianas!

 

Indicadores de fertilidad

Reserva ovárica

Desde antes de nacer, somos seres sexuados.

En el caso de ser mujeres, llegamos al mundo con un número de ovocitos, que podremos utilizar durante nuestra vida. Ellos son los que nos permiten quedarnos embarazadas, y se trata de una reserva limitada, ya que nunca podremos producir nuevos ovocitos.

La regla nos hace conscientes de cómo nuestro cuerpo está preparado para un embarazo. Independientemente de la menstruación, de la toma de anticonceptivos o de las gestaciones, los años harán que vaya bajando el número de ovocitos.

El envejecimiento puede producir daños en el material genético de los óvulos. Es algo natural, y si quieres que no se acelere este daño, ¡puedes hacer muchas cosas! Entre ellas está dejar el tabaco, el alcohol y buscar una mejor gestión del estrés. Te proponemos intentarlo poco a poco.

¡Seguro que también lo notarás en tu salud física y mental!

 

El estado del útero

Siguiendo con las pruebas de fertilidad en parejas lesbianas, la ecografía transvaginal, la histeriscopia y la biopsia de endometrio son tus aliadas para comprobar la morfología de tu útero y ovarios.

En el plan de embarazo, es útil prevenir abortos espontáneos o dificultades de implantación de los embriones por alteraciones en el útero. Hacerse las pruebas es sólo parte para lograr el éxito de embarazo.

 

El estado de las trompas de Falopio

El proyecto bebé ya está en marcha, y las trompas de Falopio son otra referencia más de fertilidad en parejas lesbianas. De hecho, en parejas heterosexuales, es lo primero que se estudia cuando no dan fruto los intentos de embarazo.

Es posible que hayan quedado afectadas de haberse padecido apendicitis, peritonitis o endometriosis, en cualquiera de sus grados. La recomendación son tres inseminaciones naturales o artificiales antes de proceder a una histersalpingografía.

En esta prueba se emplean rayos X, y permite apreciar el nivel de permeabilidad de las trompas de Falopio y del útero. Puede resultar algo incómoda, por el uso de un espéculo en la vagina para limpiarla, y la introducción de un tubo por ella.

 

Ya conoces las pruebas de fertilidad en parejas lesbianas, ¿empezamos el proyecto bebé? 😉

lesmaternity congelacion ovulos lesbianas

¿Por qué es importante la congelación de óvulos si eres lesbiana?

Mucho se ha hablado en los últimos años sobre la congelación de óvulos. Esta práctica se está llevando a cabo cada vez más, pero es posible que no acabes de entenderla o necesites conocer ciertos aspectos que le dan sentido.

¿Cuándo es el mejor momento hacerlo? ¿Por qué es tan importante?

Vamos a aclararte todas tus dudas.

 

¿Qué es la congelación de óvulos?

Es un proceso mediante el cual se congelan los ovocitos de la mujer, en su momento de vida más fértil,
por lo que sus óvulos son más fructíferos para un embarazo posterior.

Con ello se consigue preservar la fertilidad, ya que podéis usarlos cuando deseéis. Podéis comenzar el proceso de gestación en cualquier momento sabiendo que hay más posibilidades de éxito.

 

¿Con qué motivo se realiza?

Cada mujer nace con todos los óvulos que van a tener durante toda su vida, aproximadamente un millón. Con el paso de los años, esos ovocitos se van perdiendo de manera natural, poco a poco.

Mediante la congelación de óvulos, se consiguen aislar y preservar un número de ovocitos que pueden ser usados posteriormente, con la misma calidad que en el momento de la extracción.

De esta forma, se puede recuperar en otro momento, el que tú desees, pero seguirá teniendo las mismas características gracias a su mantenimiento.

¡Podréis ser madres cuando vosotras lo decidáis!

 

¿Cómo se realiza?

El sistema de congelación se basa en la vitrificación: refrigerar las células tan rápidas que impide la formación de cristales, por lo que el 90% de los óvulos sobreviven a este proceso.

Los óvulos congelados pueden usarse hasta que la mujer cumple los 50 años, de acuerdo a la legislación española.

 

¿Cuál es el momento más adecuado para la congelación de óvulos?

Se aconseja realizar la congelación de óvulos entre los 20 y los 35 años ya que es cuando la reserva ovárica tiene mejor calidad. Hay un cambio muy brusco a partir de los 35 años, ya que en esa edad el 90% de los ovocitos se han perdido, según expertos ginecólogos.

Hoy en día el 65% de las mujeres que están congelando sus óvulos tienen entre 35 y 39 años, edad en la que ya se ha comenzado a experimentar un declive natural en la calidad del ovocito.

Las posibilidades de que las mujeres pueden dar a luz disminuyen considerablemente después de cumplir 38 años, ya que la edad cronológica no suele coincidir con la edad biológica.

Por esta razón te animamos a que lo hagas, tú o tu pareja, cuanto antes.

 

¿Por qué se realiza la congelación de óvulos?

Nunca se sabe qué va a ocurrir en un futuro.

Puede ser que, en una etapa concreta, se niegue por completo la maternidad y en otro momento posterior desees tener un bebé, pero tengas complicaciones para ello.

Por estos motivos, la congelación de óvulos es técnica muy acertada.

Del mismo modo, la salud en la etapa de extracción más aconsejada es óptima. Mejor que no lo dejes para más adelante.

Además, ciertos tratamientos médicos, producen daños irreversibles en los óvulos. De esta forma nos aseguramos el éxito en nuestro deseo de ser madres, una vez superada la enfermedad.

 

¿Qué tiene que ver la congelación de óvulos con mi condición sexual?

La congelación de óvulos tiene una relación indirecta con el hecho de que seas lesbiana.

Por supuesto, es una decisión de toda mujer, independientemente de su condición sexual. Pero es una realidad asumir que las mujeres lesbianas cambiamos de parejas más a menudo. Por tanto, si tu decisión es que quieres ser madre, llévala adelante. No importa que sea hoy o mañana. Ya decidirás si ha de ser como madre lesbiana soltera o con la pareja con quien sientes ese vínculo tan fuerte como para compartir tu maternidad.

Congela tus óvulos hoy para que tengas a tu bebé en el momento oportuno.

En los métodos de gestación, es muy importante la calidad de fertilidad del óvulo y aquí radica su importancia ya que de ello dependerá el éxito del proceso.

 

 

Cumplir el deseo de ser madres lesbianas está más cerca gracias a la congelación de óvulos.

¿Tenéis ya vuestros óvulos preparados? ¿Qué opináis de esta práctica?

Lesmaternity reserva ovarica

Reserva ovárica: qué tenemos que saber de nuestros óvulos para ser madres lesbianas

La reserva ovárica es la cantidad de óvulos que tiene una mujer en un momento concreto y que marca su fertilidad.

Si tenemos una reserva ovárica buena, hay muchas más probabilidades de conseguir ser madres lesbianas gracias a un embarazo realizado por métodos de gestación.

¿Tenéis dudas sobre este tema? Vamos a resolverlas.

 

Comencemos por el principio

Cada mujer nacemos con un número concreto de ovocitos, cercano al millón, que en la pubertad se reduce a la mitad, aproximadamente.

En cada ciclo menstrual, solo entre 400 y 500 ovocitos llegan a la ovulación y el resto se van perdiendo en el camino.

La etapa en la que la mujer es más fértil transcurre entre los 16 y los 30 años, ya que hay una buena calidad y cantidad de ovocitos. Por eso esta es la edad idónea para ser mamás, desde un punto de vista fisiológico.

A partir de los 35 años, el embarazo va complicando y comienza un descenso en la reserva ovárica, agotándose en la década de los 40 años con la menopausia.

Las circunstancias que afectan a la reserva ovárica son los tratamientos contra el cáncer, la obesidad, contaminación ambiental, exposición a pesticida y tóxicos, estrés y hábitos de vida poco saludables.

¿Qué debemos hacer para que nuestra reserva ovárica sea lo más óptima posible?

Aunque acabamos de decir que la reserva ovárica se deteriora con la edad, los especialistas nos dejan algunos consejos preembarazo:

  • como llevar una vida sana,
  • hacer deporte
  • mantener una nutrición adecuada.

Hemos de prepararnos para ser madres lesbianas, no sólo con los métodos de fecundación, sino con hábitos adecuados.

Todas nuestras acciones influyen en nuestro cuerpo y nosotras queremos que nuestros óvulos estén en las mejores condiciones posibles para comenzar un método de reproducción asistida junto a nuestra pareja.

Por eso, se aconseja que aquella de las dos que tenga una mejor reserva ovárica sea quien aporte el óvulo en el método ROPA. De esta forma conseguiréis mayor efectividad en el embarazo.

 

¿Cómo medimos la reserva ovárica?

Para conocer mejor la reserva ovárica que tenemos las mujeres se definen perfiles hormonales, en los que se varlora:

 *FSH: hormona folículo estimulante

Es una de las hormonas sexuales de regular el ciclo menstrual, liberada por la hipófisis para estimular el desarrollo ovárico.

 *AMH: hormona antimulleriana

Es liberada por la estructura del ovario donde se desarrolla el óvulo.

 *E2: estradiol

Según se van desarrollando los folículos, aumenta la liberación de estradiol, por lo que medir esta hormona es de ayuda para valorar la reserva ovárica.

 *RFA: recuento de folículos antrales

Se caracterizan por acumulación de líquido en su cavidad interior. Esto nos permite ver su visualización mediante la ecografía transvaginal, dándonos una idea aproximada de la reserva ovárica de la mujer.

 

¿Por qué es importante medir la reserva ovárica?

Dentro del estudio inicial que se realiza a la mujer para conocer su potencial reproductivo, la evolución de la reserva ovárica es fundamental.

Ello permite saber cómo responderá a los tratamientos de estimulación ovárica y su pronóstico.

Y si tus óvulos están geniales, ¿por qué no ayudar a otras futuras mamás? ¿Has oído hablar de la donación de óvulos?

 

Como veis, no hay ni un momento que perder. ¿Comenzamos?