Las 9 dudas más habituales sobre el método ROPA

El Método ROPA es un procedimiento de inseminación artificial por el que dos mujeres son madres biológicas del mismo bebé. También se conoce como doble maternidad y básicamente consiste en obtener los óvulos de una mujer, fecundarlos con semen de un donante anónimo e implantárselos a otra, que es quién se queda embarazada.

Son muchas las dudas que nos planteáis, vamos a intentar resolver aquí las principales.

1.¿Para quién está recomendado este tratamiento?

Es ideal para una pareja de lesbianas: ambas podéis ser madres biológicas: donante y gestante.

2.Queremos tener un bebé ¿Es necesario que estemos casadas?

Sí, las parejas de madres lesbianas debemos estar casadas para poder registrar a nuestros hijos en el registro civil, como hijos legítimos de ambas. Así lo establece la Ley de Reproducción Asistida 14/2006. Desde 2017 no es necesario entregar un documento que emite la clínica reproductiva, en el que se reconoce que la madre gestante se ha sometido a un procedimiento de reproducción asistida.

3.¿Cubre la seguridad social este tratamiento?

El método ROPA no está financiado públicamente, por lo que tendréis que acudir a una clínica privada. El principal inconveniente, el dinero, claro, pero tiene muchas ventajas como no tener lista de espera o no tener un número limitado de intentos.

4.¿Qué tasa de éxito que tiene el método ROPA?

Normalmente, el método ROPA puede tener una tasa de éxito de entre el 65% y el 70%. Esta tasa de éxito suele estar ligado a la edad, a partir de los 35-37 años la reserva ovórica desciende considerablemente.

 5.¿Podemos  elegir quien será la mamá donante y quien la mamá gestante?

Antes de comenzar el tratamiento, se realizan unos análisis previos con el fin de determinar quién de vosotras es más adecuada como donante (normalmente será la más joven) o como gestante. También ocurre que no todas las mujeres que deseamos ser madres, deseamos ser gestantes. Con todo esto, la decisión final es vuestra.

6.¿Se puede elegir al donante de semen?

En España las donaciones de semen son anónimas. La clínica de reproducción asistida se encarga de elegir al más adecuado, teniendo en cuenta aspectos como la raza, por ejemplo. Si tenéis pensado tener más hijos con el mismo donante, si es imprescindible que lo gestionéis con vuestra clínica.

7.¿Qué precio tiene el método ROPA?

El método ROPA cuesta aproximadamente igual que una fecundación in vitro (entre 4.000 y 8.000 euros).

En nuestro caso, el método ROPA tiene un coste de 4970€. Este es el precio general, puede haber modificaciones en base a las características de cada paciente en concreto. Para un presupuesto personalizado contactar directamente con nuestro equipo. Este precio no incluye la medicación que pudiera ser necesaria en cada caso.

8.¿Qué ocurre con los embriones sobrantes del tratamiento?

Los embriones sobrantes serán crio preservados y podréis conservarlos (asumiendo el coste de unos 500 euros al año), donarlos de forma anónima a otras parejas o bien donarlos para investigación.

9.¿Es necesario algún tratamiento previo?

Las pruebas son las mismas que para una fecundación in vitro, solo que en este caso, las repartís entre las dos madres.

La madre que aporte el óvulo se deberá someter previamente a un estudio hormonal para valorar la calidad y cantidad de ovocitos, analíticas de sangre,  ecografías para valorar sus ovarios y a diversos estudios para descartar alternaciones cromosómicas.  Y la madre que geste al bebé se deberá someter a analíticas de sangre, ecografía para valorar el estadio del útero y a diversos estudios para descartar que sufra alguna enfermedad que pueda impedir llevar el embarazo a buen fin.

Posteriormente, el miembro de la pareja que dona sus óvulos tendrá que pasar por una estimulación ovárica con el fin de obtener las mejores muestras y una punción para extraer las mismas. Por su parte, la otra mujer será sometida a un tratamiento hormonal cuyo fin es mejorar la capacidad del endometrio para recibir al embrión durante el proceso de implantación.

Si quieres que te aclaremos cual duda,  ¡no dudes en contactarnos!

La preparación del endometrio

El método ROPA es cosa de dos: una de vosotras, la que done sus óvulos tendrá que pasar por una estimulación ovárica y una punción y la otra, será sometida a un tratamiento hormonal con el objetivo de mejorar la capacidad del endometrio para recibir al embrión durante el proceso de implantación.

¿Por qué hay que preparar el endometrio?

El endometrio  es la capa más interna del útero y juega un papel fundamental en el proceso de gestación y el embarazo.

De forma natural, el grosor endometrial varía durante el ciclo natural. La implantación únicamente puede darse en unos días determinados del ciclo conocidos como “ventana de implantación” normalmente entre los días 19-21 del ciclo. Si no se ha implantado ningún embrión, el endometrio desaparece con la menstruación.

El tratamiento

La preparación del endometrio consiste en administrar medicación hormonal, imitando el ciclo natural pero optimizándolo, para facilitar la implantación del embrión y por tanto, el embarazo.

El tratamiento suele consistir en progesterona y estrógenos y, en función de la medicación que sea, puede administrarse por vía oral, óvulos vaginales o parches. En el caso del método ROPA, la preparación endometrial es clave. Se administran estrógenos a partir de los primeros días del ciclo menstrual y progesterona en el día de la fecundación. La medicación puede tener algunos efectos secundarios, aunque leves, como hinchazón, fatiga y aumento del flujo vaginal.

Factores  que influyen en el éxito de la implantación

Endometrio óptimo: se consideran que con valores entre 7 a 10 mm y tres capas (endometrio trilaminar), las probabilidades de embarazo son altas.

Calidad embrionaria: la probabilidad de implantación es mayor con embriones de buena calidad.

Receptividad endometrial: la ventana de implantación puede estar adelantada o retrasada.

Además tiene que haber una sincronización total entre el día de desarrollo del embrión y el de receptividad endometrial.

 

Recuerda que si quieres hacernos cualquier consulta, ¡no tienes más que contactarnos!

¿Qué es la estimulación ovárica?

Cuando ya habéis decidido que queréis ser mamás, puede que os estrese los tratamientos a los que os tendréis que someter. Cuando más información tengáis de los procesos, de los síntomas etc…seguro que os sentiréis más tranquilas. ¿Queréis saber más sobre la estimulación ovárica?

¿Qué es la ovulación?

La ovulación espontánea de las mujeres es uno de los procesos del ciclo menstrual que se inicia con la regla y culmina unos 14 días después. En este proceso solo un óvulo madurará y podrá ser fecundado. La reserva ovárica es la cantidad de óvulos que tiene una mujer en un momento concreto y que marca su fertilidad.

¿Qué es la estimulación ovárica?

Es una técnica que se usa para aumentar el número de óvulos en las mujeres que se someten a técnicas de reproducción asistida como inseminación artificial o fecundación in vitro con óvulos propios. También se utiliza para congelar óvulos o para donar óvulos.

Consiste en la administración controlada y personalizada, de hormonas a través de inyecciones con el objetivo de que el máximo número de óvulos posible que comienzan a madurar en el ciclo, lo consigan.

Si se trata de un proceso de fecundación in vitro, se podrá obtener entre 6 y 15 óvulos, que se tendrán que extraer en un estadio de maduración avanzado pero antes de que la mujer ovule espontáneamente. Si se trata de un proceso de inseminación artificial, la estimulación es más suave e intenta asegurar la ovulación de uno o dos óvulos.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento consiste en administra fármacos que sustituyen la acción de las hormonas que naturalmente ejercen su función sobre el ovario y favorecen la maduración de los óvulos y persigue:

  • La Maduración del óvulo: el tratamiento con hormonas permite el desarrollo de uno o más óvulos maduros.
  • La ovulación: el  tratamiento hormonal permite desencadenar la ovulación de forma controlada y controlar el ciclo natural de forma exógena.

Durante el tratamiento se realizan multitud de controles médicos para valorar la respuesta al tratamiento.

¿Tiene efectos secundarios?

El tratamiento hormonal no suele tener riesgos para las mujeres, pero si puede tener efectos secundarios que normalmente son ligeras molestias (similares a las de la menstruación): Entre los síntomas más habituales están la hinchazón abdominal (no un aumento de peso), sensibilidad en los senos, sensación de presión en los ovarios, malestar o mareo.

A pesar de los estrictos controles médicos que se llevan a cabo, pero puede ocurrir:

  • el síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO): los folículos que se producen son más grandes de lo normal.
  • Se incrementan las posibilidades de tener embarazos múltiples.

Normalmente al día siguiente, la mayoría de las mujeres pueden reanudar al día siguiente sus actividades habituales. Los síntomas bajan a partir de la punción ovárica.

Es normal que estés estresada cuando vas a comenzar un tratamiento hormonal. Es bueno, tener una vida sana y practicar deportes poco lesivos (como nadar, pilates o andar), hay muchos tratamientos naturales también que te pueden ayudar, siempre con la supervisión de tu médico.

Y ya sabéis, que para cualquier duda, solo tenéis que escribidnos!

¿Cómo responder a preguntas incómodas?

Queréis ser madres lesbianas y puede que os asusten algunas posibles reacciones de vuestro entorno: familia, amigos o compañeros de trabajo.

Otras muchas parejas de lesbianas ya hemos pasado por esto. Estas son algunas de preguntas más habituales a las que os tendréis que enfrentar. Algunas preguntas seguro que os resultan interesantes y otras simplemente incómodas, afrontadlas con humor,  con cariño y con información.

¿Quién es el padre? y ¿Qué sabéis de él?

En España la donación de esperma es anónima, por tanto no sabemos quién es el padre. Ni los hijos pueden conocer a su padre biológico, ni por supuesto, el padre biológico tiene derecho alguno sobre estos niños. A los posibles donantes se les hace exhaustivas pruebas de idoneidad, tanto físicas como psíquicas.

¿Quién es la madre biológica de las dos?

¡No hay madres de primera o de segunda! Las dos somos madres por igual.

¿No creéis que vuestro hijo se pierde algo por no tener una figura masculina en casa?

Como todas las parejas, intentamos educar a nuestros hijos en valores de respeto, tolerancia e igualdad. Así le ofrecemos, por ejemplo, distintas actividades y en sus manos está elegir lo que más le guste.

Por otro lado, nuestro hijo seguirá teniendo multitud de figuras masculinas en su vida entre la familia o los amigos.

Las lesbianas ¿podéis ser buenos madres?

Los estudios afirman que no hay diferencias en el desarrollo entre los grupos de niños criados por padres y madres heterosexuales u homosexuales. Incluso es posible que se trate de niños más abiertos.

En ningún caso la orientación sexual de los padres influye en la de los niños.

¿Quién es la madre y quién el padre?

Las dos somos sus madres, los queremos con locura y tenemos los mismos derechos y las mismas responsabilidades en la educación de nuestros hijos.

¿Cómo os va a llamar para diferenciaros?

Esto suele ocurrir de una manera muy natural: en nuestro caso decidimos que desde el principio nos llamara “ama” y “mamá”, en otras ocasiones es mamá-mami… os identificará y diferenciará a las dos perfectamente. En el caso de que seáis de diferente nacionalidad o habléis distintos idiomas  aún es más fácil:  ama, mama, mum, mamá…

¿No creéis que el tener dos madres puede hacer que tu hijo se sienta diferente?

Los niños de  padres homosexuales o madres lesbianas son tan felices consigo mismos como lo son sus amigos que tienen padres heterosexuales, no muestran diferencia alguna en elegir actividades, intereses o incluso amigos y lo mismo ocurre cuando llegan a la edad adulto con las elecciones de trabajo o tipo de vida, por ejemplo.

Muchísimos niños tienen madres lesbianas y cada vez hay más diversidad de modelos de familia. Pero cada niño es diferente, para algunos niños no importa y para otros puede hacer que sea difícil al sentirse diferente (por este motivo o por cualquier otro). Lo importante es que puedan hablar con confianza con vosotras de lo que les preocupa.

¿Creéis que pueden tratar mal a tu hijo por tener dos madres lesbianas?

La principal preocupación que tenemos todas las madres es que alguien trate mal a nuestro hijo. Pero no solo por el hecho de tener dos madres lesbianas, también por cualquier cosa que les haga sentir mal. Es importante que nuestros hijos hablen, que cuenten su experiencia y también que desde las escuelas se hable y se eduque de la diversidad familiar.

¿Se puede registrar al niño como hijo de los dos?

Las parejas de madres lesbianas en España tenemos que estar casadas para poder registrar a sus hijos en el registro civil y entregar un documento que acredite que se ha sometido a un procedimiento de reproducción asistida.

En los certificados de registro ya aparece progenitor A y progenitor B, pero aún queda mucho trabajo de normalización por hacer en multitud de formularios…

Sois felices juntas, en parejas y ahora queréis formar una familia, no dejéis que el desconocimiento  o la falta de educación respecto a la homosexualidad y los tratamientos de reproducción asistida, supongan una incomodidad. Responded con cariño, con información y ¡con humor!

España, el primer país en Europa en reproducción asistida

Si ya habéis decidido que queréis ser madres, tened claro que España es un país idóneo para realizar el tratamiento. Según la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE), España está a la cabeza de Europa en tratamientos de reproducción asistida.

Según datos del Registro Nacional de tratamientos de fertilidad de la Sociedad Española de Fertilidad que recoge los datos de 278 centros españoles de  reproducción asistida, en 2014 se realizaron en España 116.688 fecundaciones in vitro y 40.177 inseminaciones. El uso de técnicas de reproducción asistida es ya algo muy habitual en España, donde según datos de la SEF en ese año, el 7,91% de los niños españoles nacieron gracias a estos tratamientos.

¿Los motivos?  Fundamentalmente, la calidad de los servicios médicos y una legislación muy clara. Pero también, unos precios muy competitivos para  la calidad de los servicios que se ofrecen.

La calidad de los servicios médicos

España es uno de los países con mayores tasas de éxito en medicina reproductiva.

La medicina española en Reproducción asistida es una referencia y cuenta con una excelente reputación a nivel internacional. El área médica de la reproducción asistida es una de las más controladas de nuestro país y sometida, naturalmente a la legislación europea. Todas las clínicas están sometidas a auditorías y registros y obligadas a reportar su actividad al Ministerio de Sanidad, cada año y este registro es de dominio público (se puede acceder a través de la página de SEF o del Ministerio de Sanidad).

Los partos múltiples sigue siendo el caballo de batalla, pero hay más buenas noticias: el porcentaje de embarazos dobles o múltiples continúa descendiendo y en España y en 2014 lo hizo a un 20,4% en Fecundación In Vitro y un 11,5% en Inseminación Artificial.

Una legislación muy clara

Muchos países tienen una legislación más restrictiva o con lagunas. Por ejemplo,  la ley española sobre la donación de gametos es distinta a la de otros países en el tema del anonimato. En Francia y Reino Unido no existe el anonimato y en Italia, la ley ha cambiado pero no está clara. El 30% de todos los tratamientos que se hacen hoy en día son a través de donación.

España tiene, además,  una legislación que permite llevar a cabo casi todos los tratamientos de reproducción que se ofrecen actualmente.

Precios competitivos

El precio, claro, es elevado por la complejidad de las técnicas que se utilizan (laboratorios, incubadores, especialista, la inversión en investigación…) pero aún así los precios de los tratamientos en España son muy competitivos.

Estos motivos hacen que España sea una referencia también fuera de España y que muchos pacientes prefieran acudir a España a realizar sus tratamientos. Así en 2014 se realizaron 12.240 ciclos de fecundación in vitro (FIV) e nseminación de donante a personas residentes en otros países.

¿Continuamos con el proyecto bebe? ¿Quieres más información sobre tratamiento y nuestra clínica? ¡Escríbenos! 🙂

fertilidad lesbianas

Fertilidad en parejas lesbianas. ¿Cómo elegir quién de las dos será la madre fecundada?

Quizá ambas queráis vivir la experiencia de maternidad en vuestros propios cuerpos, algo biológico por ambas partes.

Y quizá también queráis unos consejos para decidir quién tendrá el bebé. Es posible que busquéis las mayores probabilidades de éxito de embarazo.

En ambos casos, vemos como solución las pruebas de fertilidad para nosotras, las parejas lesbianas.

La vida fértil

Siguiendo consideraciones generales, la edad más fértil comenzaría en torno a los 20 años, aunque la ovulación se haya iniciado a los 14, aproximadamente.

A los 30 años la fertilidad femenina va disminuyendo.

Primero lo hace lentamente, y sobre los 36, el proceso se va acelerando de forma notable. De este modo, entre que decides tener hijos, ves que es algo que puedes afrontar económicamente y que tu chica también se encuentra en el momento de desear descendencia, puede que hayas perdido la etapa en la que tu cuerpo estaba mejor preparado para quedaros embarazadas.

No todas las mujeres viven igual el paso de los años. Por eso, si te has alarmado al pensar en tu edad en relación a la posibilidad de un embarazo, te animamos a seguir leyendo.

¡Aquí van las claves de fertilidad en parejas lesbianas!

 

Indicadores de fertilidad

Reserva ovárica

Desde antes de nacer, somos seres sexuados.

En el caso de ser mujeres, llegamos al mundo con un número de ovocitos, que podremos utilizar durante nuestra vida. Ellos son los que nos permiten quedarnos embarazadas, y se trata de una reserva limitada, ya que nunca podremos producir nuevos ovocitos.

La regla nos hace conscientes de cómo nuestro cuerpo está preparado para un embarazo. Independientemente de la menstruación, de la toma de anticonceptivos o de las gestaciones, los años harán que vaya bajando el número de ovocitos.

El envejecimiento puede producir daños en el material genético de los óvulos. Es algo natural, y si quieres que no se acelere este daño, ¡puedes hacer muchas cosas! Entre ellas está dejar el tabaco, el alcohol y buscar una mejor gestión del estrés. Te proponemos intentarlo poco a poco.

¡Seguro que también lo notarás en tu salud física y mental!

 

El estado del útero

Siguiendo con las pruebas de fertilidad en parejas lesbianas, la ecografía transvaginal, la histeriscopia y la biopsia de endometrio son tus aliadas para comprobar la morfología de tu útero y ovarios.

En el plan de embarazo, es útil prevenir abortos espontáneos o dificultades de implantación de los embriones por alteraciones en el útero. Hacerse las pruebas es sólo parte para lograr el éxito de embarazo.

 

El estado de las trompas de Falopio

El proyecto bebé ya está en marcha, y las trompas de Falopio son otra referencia más de fertilidad en parejas lesbianas. De hecho, en parejas heterosexuales, es lo primero que se estudia cuando no dan fruto los intentos de embarazo.

Es posible que hayan quedado afectadas de haberse padecido apendicitis, peritonitis o endometriosis, en cualquiera de sus grados. La recomendación son tres inseminaciones naturales o artificiales antes de proceder a una histersalpingografía.

En esta prueba se emplean rayos X, y permite apreciar el nivel de permeabilidad de las trompas de Falopio y del útero. Puede resultar algo incómoda, por el uso de un espéculo en la vagina para limpiarla, y la introducción de un tubo por ella.

 

Ya conoces las pruebas de fertilidad en parejas lesbianas, ¿empezamos el proyecto bebé? 😉

lesmaternity ser madre lesbiana

Qué debes saber para ser madre lesbiana

¡Si! ¡La decisión ya está tomada y estáis seguras de ello! Vais a ser madres lesbianas, juntas, las dos. Pero, ¿por dónde empezar? ¿A dónde hay que ir primero? ¿Qué métodos existen?

Sabemos que tenéis vuestra cabeza llena de dudas, pero en este post vamos a resolverlas todas, con calma. ¡Estamos con vosotras!

 

Visita médica

Ahora que habéis tomado la decisión de ser madre lesbiana, debéis comenzar visitando un centro médico.

En él os realizarán análisis sanitarios para ver el estado de vuestra salud. Os realizarán análisis y  estudios de fertilidad, además de prestar especial atención a la situación de la reserva ovárica, fundamental en este proceso.

Es por ello que cada vez más, se realiza la congelación de óvulos. Así aseguramos un buen estado de los ovocitos, independientemente de la edad que tenga la que decidáis que será la madre biológica.

 

¿Qué método elegir para ser madre lesbiana?

Ya sabemos nuestro estado de salud y hay que decidir mediante con qué método vamos a cumplir el propósito de ser madre lesbiana.

 

Método tradicional

El método tradicional de mantener relaciones sexuales con un hombre es una de las opciones para conseguir ser madre. Sin embargo, no nos asegura efectividad y no es el ideal para una pareja de chicas.

Inseminación Artificial

Se trata de colocar los espermatozoides en el útero, ya fecundados, en el momento próximo a la ovulación. La tasa de éxito está entre un 15% y 30%. Difícil pero no imposible.

Fecundación in vitro

Se basa en la extracción de óvulos de una de las madres, se fecundan en un laboratorio y se vuelven a introducir en el útero de la misma madre. Es complejo, pero tiene un éxito del 60%.

Ésta es una de las opciones que más probabilidad de éxito tiene.

Recepción de Ovocitos de la Pareja (ROPA)

El método ROPA es igual que la fecundación in vitro, pero los óvulos ya fecundados se introducen en el útero de la otra madre.

De esta manera, ambas participaréis activamente en el proceso de ser madres biológicas: una como madre genética y la otra como madre gestante.

La tasa del éxito es del 60%, pero nos ofrece una implicación superior en el proceso

Sin duda, es la mejor opción para ser madre lesbiana junto a tu pareja.

 

Asesoramiento legal

Dentro del proceso de ser madre lesbiana, es adecuado que os informéis de los aspectos legales. La donación de óvulos y espermatozoides es anónima, por legislación.

La ley española, desde 2005, permite el matrimonio homosexual, equiparando los derechos de lesbianas a los de parejas heterosexuales, respecto a reproducción asistida.

Según la ley 14/2006, del 26 de Mayo, todas las mujeres mayores de edad, bajo libre consentimiento, pueden someterse a una técnica de reproducción asistida, sea cual sea su estado civil y su orientación sexual.

Esta ley fue modificada para reconocer que ambas madres son progenitoras del niño nacido gracias a las técnicas de reproducción asistida, sin importar el estado civil de la pareja.

Sin embargo, en el método ROPA sí que es importante la situación de pareja. Ya que no es una donación de óvulos sino el uso de embriones por parte de la pareja.

La legislación establece que solo podrá darse “por la propia mujer o cónyuge”, siendo necesario que estéis casadas.

Esto no es necesario en las otras técnicas de reproducción asistida, pero no podéis negar que el método ROPA conlleva una carga emocional superior al resto de procedimientos para ser madre lesbiana.

Si os queda alguna duda podéis contactarnos o acudirr a una asociación LGTBI para recibir toda la información legal sobre este tema y así despejar vuestras dudas.

 

¿Cuál es vuestra decisión?

Sabemos que son muchas decisiones, pero la más importante ya está tomada: queréis ser madres.

En función de vuestra situación civil deberéis elegir un método de reproducción, pero recordad que lo más importante es el apoyo mutuo.

De acuerdo a ello y al consejo médico, el siguiente paso es escoger cual será madre gestante y cual madre genética. O ambas, si os decidís por el Método ROPA

Juntas y unidas vais a comenzar una de las etapas más bonitas de todas las parejas. Es el momento, estáis preparadas para ello.

¿Cómo comenzasteis vosotras? ¡Contadnos vuestra experiencia!

lesmaternity congelacion ovulos lesbianas

¿Por qué es importante la congelación de óvulos si eres lesbiana?

Mucho se ha hablado en los últimos años sobre la congelación de óvulos. Esta práctica se está llevando a cabo cada vez más, pero es posible que no acabes de entenderla o necesites conocer ciertos aspectos que le dan sentido.

¿Cuándo es el mejor momento hacerlo? ¿Por qué es tan importante?

Vamos a aclararte todas tus dudas.

 

¿Qué es la congelación de óvulos?

Es un proceso mediante el cual se congelan los ovocitos de la mujer, en su momento de vida más fértil,
por lo que sus óvulos son más fructíferos para un embarazo posterior.

Con ello se consigue preservar la fertilidad, ya que podéis usarlos cuando deseéis. Podéis comenzar el proceso de gestación en cualquier momento sabiendo que hay más posibilidades de éxito.

 

¿Con qué motivo se realiza?

Cada mujer nace con todos los óvulos que van a tener durante toda su vida, aproximadamente un millón. Con el paso de los años, esos ovocitos se van perdiendo de manera natural, poco a poco.

Mediante la congelación de óvulos, se consiguen aislar y preservar un número de ovocitos que pueden ser usados posteriormente, con la misma calidad que en el momento de la extracción.

De esta forma, se puede recuperar en otro momento, el que tú desees, pero seguirá teniendo las mismas características gracias a su mantenimiento.

¡Podréis ser madres cuando vosotras lo decidáis!

 

¿Cómo se realiza?

El sistema de congelación se basa en la vitrificación: refrigerar las células tan rápidas que impide la formación de cristales, por lo que el 90% de los óvulos sobreviven a este proceso.

Los óvulos congelados pueden usarse hasta que la mujer cumple los 50 años, de acuerdo a la legislación española.

 

¿Cuál es el momento más adecuado para la congelación de óvulos?

Se aconseja realizar la congelación de óvulos entre los 20 y los 35 años ya que es cuando la reserva ovárica tiene mejor calidad. Hay un cambio muy brusco a partir de los 35 años, ya que en esa edad el 90% de los ovocitos se han perdido, según expertos ginecólogos.

Hoy en día el 65% de las mujeres que están congelando sus óvulos tienen entre 35 y 39 años, edad en la que ya se ha comenzado a experimentar un declive natural en la calidad del ovocito.

Las posibilidades de que las mujeres pueden dar a luz disminuyen considerablemente después de cumplir 38 años, ya que la edad cronológica no suele coincidir con la edad biológica.

Por esta razón te animamos a que lo hagas, tú o tu pareja, cuanto antes.

 

¿Por qué se realiza la congelación de óvulos?

Nunca se sabe qué va a ocurrir en un futuro.

Puede ser que, en una etapa concreta, se niegue por completo la maternidad y en otro momento posterior desees tener un bebé, pero tengas complicaciones para ello.

Por estos motivos, la congelación de óvulos es técnica muy acertada.

Del mismo modo, la salud en la etapa de extracción más aconsejada es óptima. Mejor que no lo dejes para más adelante.

Además, ciertos tratamientos médicos, producen daños irreversibles en los óvulos. De esta forma nos aseguramos el éxito en nuestro deseo de ser madres, una vez superada la enfermedad.

 

¿Qué tiene que ver la congelación de óvulos con mi condición sexual?

La congelación de óvulos tiene una relación indirecta con el hecho de que seas lesbiana.

Por supuesto, es una decisión de toda mujer, independientemente de su condición sexual. Pero es una realidad asumir que las mujeres lesbianas cambiamos de parejas más a menudo. Por tanto, si tu decisión es que quieres ser madre, llévala adelante. No importa que sea hoy o mañana. Ya decidirás si ha de ser como madre lesbiana soltera o con la pareja con quien sientes ese vínculo tan fuerte como para compartir tu maternidad.

Congela tus óvulos hoy para que tengas a tu bebé en el momento oportuno.

En los métodos de gestación, es muy importante la calidad de fertilidad del óvulo y aquí radica su importancia ya que de ello dependerá el éxito del proceso.

 

 

Cumplir el deseo de ser madres lesbianas está más cerca gracias a la congelación de óvulos.

¿Tenéis ya vuestros óvulos preparados? ¿Qué opináis de esta práctica?

Lesmaternity escapadas parejas lesbianas

4 escapadas para parejas de lesbianas. ¡Lo necesitamos!

El día a día, la rutina, el trabajo, la compra, las tareas domésticas…. ¡STOP!

Es necesario huir de la realidad junto a nuestra chica, tener nuestros momentos a solas, tranquilas.

Estos son los mejores planes de escapadas para parejas lesbianas, ¡toma nota!

 

Salida culinaria

Las fiestas, los puentes o cualquier fin de semana (cualquier excusa nos sirve para salir de casa juntas) son una fantástica ocasión para que podamos huir ese día a día que nos tiene sumergidas en una apatía que aburre.

Las parejas a veces necesitamos estar solas. las amistades son geniales. ¡Y la familia! Pero una escapada romántica para 2 renueva el corazón y el deseo.  Y más si necesitáis tomar decisiones y celebrarlas: es un momento muy adecuado para decidir qué tratamiento es el más adecuado  para ser madres. ¡Aprovechad esa comida o vermut sin compañía!

Aunque si decidís uniros a otras amigas, seguro que la diversión está asegurada.

Podéis consultar opiniones de otras personas para saber esos lugares gayfriendly. Nosotras os recomendamos el blog de Lesbianas Viajeras, donde detallan sus experiencias y recomiendan dónde podemos ir.

Probad ese producto típico de la zona. Por ejemplo, la ratafía de La Garrotxa o el aceite del Baix Ebre.

¡Que aproveche!

 

Fin de semana rural

Si tienes la oportunidad de conseguir varios días libres, puedes huir del mundo en un fin de semana rural.

Hay cientos de hoteles en mitad de la nada, rodeados de naturaleza y llenos de actividades que te ayudarán a elegir la escapada perfecta para parejas lesbianas.

Senderismo, meditación, ciclismo o equitación son algunas de las actividades más básicas que estos centros de la tranquilidad han preparado para ti y tu pareja.

Podéis elegir los que están enfocados a gays, conocer a otras parejas como vosotras y, quién sabe, quizá ellas ya han sido madres y os pueden contar su experiencia.

 

Spa urbano

Pero si no tienes la opción de escaparte varios días, siempre te queda la opción de un spa urbano.

En mitad de la ciudad, algún ser maravilloso ha preparado baños relajantes, masajes, cabinas calentitas con vapor y aromas estupendos. Saldréis renovadas, nuevas. Son de “esas” experiencias que te ayudan a sentirte bien.

Algunos centros ofrecen también tratamientos para la piel, así como terapias, pero todo depende del presupuesto que tengamos. Es aconsejable estar en el segundo trimestre de embarazo para ir, no realizar cambios muy bruscos de temperatura y realizar cada etapa del circuito de spa en periodos cortos de tiempo.

Cada vez hay más tratamientos para embarazadas, por lo que ¡ya no hay excusa!

 

Día de compras

Una jornada completa recorriendo tiendas, viendo escaparates y comprando los mejores looks para nosotras y nuestro bebé puede ser otra terapia para desconectar. Cada vez hay más variedad, más descuentos y seguro que te queda alguna tienda nueva a la que ir.

Siempre hay algún motivo para renovar el armario: un evento a la vuelta de la esquina, cambio de temporada o quizá porque te está empezando a salir barriguita de embarazada 😉

En realidad, da igual la excusa. La cuestión es salir de casa, en pareja y pasar el día fuera.

 

Como veis hay muchas opciones, de todo tipo, que nos ayudan a encontrar esa escapada para parejas lesbianas. Y vosotras, ¿habéis decidido ya alguna? ¿Cuál es vuestra escapada favorita?

Testimonio de Laura y Mª José

Laura y Mª José son dos madres lesbianas gracias al Método ROPA.

Han cumplido su sueño de tener a su pequeña entre sus brazos. Una emoción que conocemos en primera persona y que vosotras también podéis sentir.

Ellas nos han enviado una foto de la familia. ¿Verdad que rebosan felicidad?

A nosotras nos deja una sensación tan agradable ver vuestras sonrisas…

No os perdáis su testimonio. Es muy emotivo.

 

Testimonio de dos madres lesbianas: Laura y Mª José

 

Parece mentira como pasa el tiempo. Hace un año que mi pareja y yo no sabíamos cómo podíamos llegar a cumplir nuestro mayor sueño… ¡SER MAMAS!

No es un camino fácil hasta que das con las personas adecuadas, que te lo ponen más fácil e incluso comparten experiencias que son las que, en realidad, te pueden ayudar.

Eso es lo que nos pasó.

Casualmente encontramos una página por Internet, Lesmaternity, y nos pusimos en contacto con ellas. Quedamos con Bea y nos explicó el proceso del Método ROPA, refiriéndonos una clínica en la que, la verdad, te tratan como en familia, no esa frialdad y esa calculadora nada más entrar donde ven negocio con parejas como nosotras.

El 3 de octubre concertamos nuestra primera visita. Ufff, los nervios…

Pero salimos con una sensación muy positiva. Tanto fue así que decidimos que Lesmaternity sería la elegida para emprender nuestro sueño.

Empezamos el tratamiento y, después de unos días en los cuales los nervios invaden el cuerpo, llega el gran día de la inseminación, con el único deseo: que todo vaya bien.

La parte desesperante es cuando te dicen que ahora toca esperar. Ufff ¡Qué largos se hacen los días! El pensar, el no querer hacernos ilusiones… Pero, a la vez, la cabeza va más rápido.

Y el día llega… y…. la sensación de querer mirar. Pero no lo haces.

Te invaden todos los sentimientos, la emoción… ¡No hay palabras!

Por fin nos atrevemos a mirar y… ¡POSITIVO!

¡Nuestro sueño! ¡Ahí lo tenemos! No lo puedes creer, pero… sí, ¡todo llega!

El 4 de julio de este año, nació nuestra pequeña María, lo mejor que tenemos en nuestra vida.

Y no podemos dejar de recordar que, gracias a gente como Bea y Lesmaternity, nuestro sueño está entre nuestros brazos. Así que solo puedo decir: ¡GRACIAS!

Y animar a todas aquellas parejas que no se rindan y que tarde o temprano… ¡EL SUEÑO SE CUMPLE!