fertilidad lesbianas

Fertilidad en parejas lesbianas. ¿Cómo elegir quién de las dos será la madre fecundada?

Quizá ambas queráis vivir la experiencia de maternidad en vuestros propios cuerpos, algo biológico por ambas partes.

Y quizá también queráis unos consejos para decidir quién tendrá el bebé. Es posible que busquéis las mayores probabilidades de éxito de embarazo.

En ambos casos, vemos como solución las pruebas de fertilidad para nosotras, las parejas lesbianas.

La vida fértil

Siguiendo consideraciones generales, la edad más fértil comenzaría en torno a los 20 años, aunque la ovulación se haya iniciado a los 14, aproximadamente.

A los 30 años la fertilidad femenina va disminuyendo.

Primero lo hace lentamente, y sobre los 36, el proceso se va acelerando de forma notable. De este modo, entre que decides tener hijos, ves que es algo que puedes afrontar económicamente y que tu chica también se encuentra en el momento de desear descendencia, puede que hayas perdido la etapa en la que tu cuerpo estaba mejor preparado para quedaros embarazadas.

No todas las mujeres viven igual el paso de los años. Por eso, si te has alarmado al pensar en tu edad en relación a la posibilidad de un embarazo, te animamos a seguir leyendo.

¡Aquí van las claves de fertilidad en parejas lesbianas!

 

Indicadores de fertilidad

Reserva ovárica

Desde antes de nacer, somos seres sexuados.

En el caso de ser mujeres, llegamos al mundo con un número de ovocitos, que podremos utilizar durante nuestra vida. Ellos son los que nos permiten quedarnos embarazadas, y se trata de una reserva limitada, ya que nunca podremos producir nuevos ovocitos.

La regla nos hace conscientes de cómo nuestro cuerpo está preparado para un embarazo. Independientemente de la menstruación, de la toma de anticonceptivos o de las gestaciones, los años harán que vaya bajando el número de ovocitos.

El envejecimiento puede producir daños en el material genético de los óvulos. Es algo natural, y si quieres que no se acelere este daño, ¡puedes hacer muchas cosas! Entre ellas está dejar el tabaco, el alcohol y buscar una mejor gestión del estrés. Te proponemos intentarlo poco a poco.

¡Seguro que también lo notarás en tu salud física y mental!

 

El estado del útero

Siguiendo con las pruebas de fertilidad en parejas lesbianas, la ecografía transvaginal, la histeriscopia y la biopsia de endometrio son tus aliadas para comprobar la morfología de tu útero y ovarios.

En el plan de embarazo, es útil prevenir abortos espontáneos o dificultades de implantación de los embriones por alteraciones en el útero. Hacerse las pruebas es sólo parte para lograr el éxito de embarazo.

 

El estado de las trompas de Falopio

El proyecto bebé ya está en marcha, y las trompas de Falopio son otra referencia más de fertilidad en parejas lesbianas. De hecho, en parejas heterosexuales, es lo primero que se estudia cuando no dan fruto los intentos de embarazo.

Es posible que hayan quedado afectadas de haberse padecido apendicitis, peritonitis o endometriosis, en cualquiera de sus grados. La recomendación son tres inseminaciones naturales o artificiales antes de proceder a una histersalpingografía.

En esta prueba se emplean rayos X, y permite apreciar el nivel de permeabilidad de las trompas de Falopio y del útero. Puede resultar algo incómoda, por el uso de un espéculo en la vagina para limpiarla, y la introducción de un tubo por ella.

 

Ya conoces las pruebas de fertilidad en parejas lesbianas, ¿empezamos el proyecto bebé? 😉

lesmaternity sexo lesbianas

¿Cómo hacer sexo si eres lesbiana?

Un clásico: descubres tu verdadera orientación sexual y te vuelves a sentir perdida en el sexo como una adolescente.

En el sexo no hay clases posibles, pero sí pequeñas orientaciones como las que te vamos a dar ahora. Hoy mismo podrás ponerte en marcha y empezar a redescubrir, con tu compañera, el placer.  ¿Preparada?

Mucha comunicación

¿Te sientes cohibida al ser “nueva” en esto? Házselo saber a tu pareja, seguro que ella lo entenderá. Además, la comunicación en la cama es vital para una buena jornada de sexo.

Por otra parte, nadie nace sabiendo, y que tu compañera esté más adelantada en el tema es una enorme ventaja. ¡No la desperdicies!

Compartir miedos, expectativas y deseos favorecerá la intimidad en vuestra relación. Puede que a ella le pase igual que a ti, y tenga ciertas inseguridades en la cama. ¿Qué hay mejor que superarlas juntas?

 

Juguetes sexuales

Da igual tu orientación sexual o el tipo de relación que hubieras tenido con anterioridad, la base cuando hablamos de sexo es conocer las zonas erógenas, conocer tu cuerpo y sentirte a gusto en él. Por supuesto, no deben faltar las ganas de pasarlo bien y hacer que tu pareja también disfrute.

Los juguetes sexuales son una gran ayuda para la autoexploración, pero no restrinjas su uso a los momentos de soledad. Verás cómo puede ser muy divertido en compañía, y altamente excitante. ¡Subirán unos grados la temperatura!

 

Más allá de la tijereta

La tijereta sería el equivalente a la postura del misionero. Una postura muy extendida, y que conviene alternar con otras para no caer en el aburrimiento en nuestra vida sexual. ¿En qué consiste? Se trata de lo que imaginas…

Importa mucho el roce, por lo que tendréis que situaros de tal modo que vuestros genitales estén en contacto. Estimularéis mutuamente el clítoris sin hacer contacto manual.

 

69, cuchara, columpio…

¡Imaginación al poder! Muchas de las posturas que venías practicando hasta ahora las puedes continuar haciendo. Eso sí, hay una diferencia fundamental: no hay final.

Sí, tal como te lo contamos. En las relaciones sexuales entre hombre y mujer muchas veces se sitúa el objetivo en la penetración y la eyaculación. Una vez sucedida, el hombre necesita un tiempo para recuperarse si quiere continuar la sesión del mismo modo.

Con tu compañera no tendréis ese problema, así que reservad energía porque podéis hacer que los juegos entre las sábanas sean interminables –y que los orgasmos se multipliquen-.

 

Sexo tántrico

Otra diferencia fundamental es que hacer sexo si eres lesbiana implica un mayor uso de las manos, más pausas, más contacto. Es posible que sintáis una mayor compenetración desde el minuto 1, y es que es más fácil que encontréis puntos en común en la manera de obtener placer sexual.

Palabras, caricias, miradas, tacto… Llévalos a su máxima potencia. Vas a descubrir un mundo de sentidos que hasta ahora, quizás, veías vetado a los preliminares.

Si se habla del sexo tántrico como tendencia, ¡es por algo! Se trata de vivir el momento de forma plena. Cada caricia adquiere relevancia, el sexo adquiere una dimensión espiritual, va más allá de lo físico.

 

¿Hacer sexo si eres lesbiana? ¡Manos a la obra!

lesmaternity ser madre lesbiana

Qué debes saber para ser madre lesbiana

¡Si! ¡La decisión ya está tomada y estáis seguras de ello! Vais a ser madres lesbianas, juntas, las dos. Pero, ¿por dónde empezar? ¿A dónde hay que ir primero? ¿Qué métodos existen?

Sabemos que tenéis vuestra cabeza llena de dudas, pero en este post vamos a resolverlas todas, con calma. ¡Estamos con vosotras!

Visita médica

Ahora que habéis tomado la decisión de ser madre lesbiana, debéis comenzar visitando un centro médico.

En él os realizarán análisis sanitarios para ver el estado de vuestra salud. Os realizarán análisis y  estudios de fertilidad, además de prestar especial atención a la situación de la reserva ovárica, fundamental en este proceso.

Es por ello que cada vez más, se realiza la congelación de óvulos. Así aseguramos un buen estado de los ovocitos, independientemente de la edad que tenga la que decidáis que será la madre biológica.

¿Qué método elegir para ser madre lesbiana?

Ya sabemos nuestro estado de salud y hay que decidir mediante con qué método vamos a cumplir el propósito de ser madre lesbiana.

Método tradicional

El método tradicional de mantener relaciones sexuales con un hombre es una de las opciones para conseguir ser madre. Sin embargo, no nos asegura efectividad y no es el ideal para una pareja de chicas.

Inseminación Artificial

Se trata de colocar los espermatozoides en el útero, ya fecundados, en el momento próximo a la ovulación. La tasa de éxito está entre un 15% y 30%. Difícil pero no imposible.

Fecundación in vitro

Se basa en la extracción de óvulos de una de las madres, se fecundan en un laboratorio y se vuelven a introducir en el útero de la misma madre. Es complejo, pero tiene un éxito del 60%.

Ésta es una de las opciones que más probabilidad de éxito tiene.

Recepción de Ovocitos de la Pareja (ROPA)

El método ROPA es igual que la fecundación in vitro, pero los óvulos ya fecundados se introducen en el útero de la otra madre.

De esta manera, ambas participaréis activamente en el proceso de ser madres biológicas: una como madre genética y la otra como madre gestante.

La tasa del éxito es del 60%, pero nos ofrece una implicación superior en el proceso

Sin duda, es la mejor opción para ser madre lesbiana junto a tu pareja.

Asesoramiento legal

Dentro del proceso de ser madre lesbiana, es adecuado que os informéis de los aspectos legales. La donación de óvulos y espermatozoides es anónima, por legislación.

La ley española, desde 2005, permite el matrimonio homosexual, equiparando los derechos de lesbianas a los de parejas heterosexuales, respecto a reproducción asistida.

Según la ley 14/2006, del 26 de Mayo, todas las mujeres mayores de edad, bajo libre consentimiento, pueden someterse a una técnica de reproducción asistida, sea cual sea su estado civil y su orientación sexual.

Esta ley fue modificada para reconocer que ambas madres son progenitoras del niño nacido gracias a las técnicas de reproducción asistida, sin importar el estado civil de la pareja.

Sin embargo, en el método ROPA sí que es importante la situación de pareja. Ya que no es una donación de óvulos sino el uso de embriones por parte de la pareja.

La legislación establece que solo podrá darse “por la propia mujer o cónyuge”, siendo necesario que estéis casadas.

Esto no es necesario en las otras técnicas de reproducción asistida, pero no podéis negar que el método ROPA conlleva una carga emocional superior al resto de procedimientos para ser madre lesbiana.

Si os queda alguna duda podéis contactarnos o acudirr a una asociación LGTBI para recibir toda la información legal sobre este tema y así despejar vuestras dudas.

¿Cuál es vuestra decisión?

Sabemos que son muchas decisiones, pero la más importante ya está tomada: queréis ser madres.

En función de vuestra situación civil deberéis elegir un método de reproducción, pero recordad que lo más importante es el apoyo mutuo.

De acuerdo a ello y al consejo médico, el siguiente paso es escoger cual será madre gestante y cual madre genética. O ambas, si os decidís por el Método ROPA

Juntas y unidas vais a comenzar una de las etapas más bonitas de todas las parejas. Es el momento, estáis preparadas para ello.

¿Cómo comenzasteis vosotras? ¡Contadnos vuestra experiencia!

lesmaternity congelacion ovulos lesbianas

¿Por qué es importante la congelación de óvulos si eres lesbiana?

Mucho se ha hablado en los últimos años sobre la congelación de óvulos. Esta práctica se está llevando a cabo cada vez más, pero es posible que no acabes de entenderla o necesites conocer ciertos aspectos que le dan sentido.

¿Cuándo es el mejor momento hacerlo? ¿Por qué es tan importante?

Vamos a aclararte todas tus dudas.

 

¿Qué es la congelación de óvulos?

Es un proceso mediante el cual se congelan los ovocitos de la mujer, en su momento de vida más fértil,
por lo que sus óvulos son más fructíferos para un embarazo posterior.

Con ello se consigue preservar la fertilidad, ya que podéis usarlos cuando deseéis. Podéis comenzar el proceso de gestación en cualquier momento sabiendo que hay más posibilidades de éxito.

 

¿Con qué motivo se realiza?

Cada mujer nace con todos los óvulos que van a tener durante toda su vida, aproximadamente un millón. Con el paso de los años, esos ovocitos se van perdiendo de manera natural, poco a poco.

Mediante la congelación de óvulos, se consiguen aislar y preservar un número de ovocitos que pueden ser usados posteriormente, con la misma calidad que en el momento de la extracción.

De esta forma, se puede recuperar en otro momento, el que tú desees, pero seguirá teniendo las mismas características gracias a su mantenimiento.

¡Podréis ser madres cuando vosotras lo decidáis!

 

¿Cómo se realiza?

El sistema de congelación se basa en la vitrificación: refrigerar las células tan rápidas que impide la formación de cristales, por lo que el 90% de los óvulos sobreviven a este proceso.

Los óvulos congelados pueden usarse hasta que la mujer cumple los 50 años, de acuerdo a la legislación española.

 

¿Cuál es el momento más adecuado para la congelación de óvulos?

Se aconseja realizar la congelación de óvulos entre los 20 y los 35 años ya que es cuando la reserva ovárica tiene mejor calidad. Hay un cambio muy brusco a partir de los 35 años, ya que en esa edad el 90% de los ovocitos se han perdido, según expertos ginecólogos.

Hoy en día el 65% de las mujeres que están congelando sus óvulos tienen entre 35 y 39 años, edad en la que ya se ha comenzado a experimentar un declive natural en la calidad del ovocito.

Las posibilidades de que las mujeres pueden dar a luz disminuyen considerablemente después de cumplir 38 años, ya que la edad cronológica no suele coincidir con la edad biológica.

Por esta razón te animamos a que lo hagas, tú o tu pareja, cuanto antes.

 

¿Por qué se realiza la congelación de óvulos?

Nunca se sabe qué va a ocurrir en un futuro.

Puede ser que, en una etapa concreta, se niegue por completo la maternidad y en otro momento posterior desees tener un bebé, pero tengas complicaciones para ello.

Por estos motivos, la congelación de óvulos es técnica muy acertada.

Del mismo modo, la salud en la etapa de extracción más aconsejada es óptima. Mejor que no lo dejes para más adelante.

Además, ciertos tratamientos médicos, producen daños irreversibles en los óvulos. De esta forma nos aseguramos el éxito en nuestro deseo de ser madres, una vez superada la enfermedad.

 

¿Qué tiene que ver la congelación de óvulos con mi condición sexual?

La congelación de óvulos tiene una relación indirecta con el hecho de que seas lesbiana.

Por supuesto, es una decisión de toda mujer, independientemente de su condición sexual. Pero es una realidad asumir que las mujeres lesbianas cambiamos de parejas más a menudo. Por tanto, si tu decisión es que quieres ser madre, llévala adelante. No importa que sea hoy o mañana. Ya decidirás si ha de ser como madre lesbiana soltera o con la pareja con quien sientes ese vínculo tan fuerte como para compartir tu maternidad.

Congela tus óvulos hoy para que tengas a tu bebé en el momento oportuno.

En los métodos de gestación, es muy importante la calidad de fertilidad del óvulo y aquí radica su importancia ya que de ello dependerá el éxito del proceso.

 

 

Cumplir el deseo de ser madres lesbianas está más cerca gracias a la congelación de óvulos.

¿Tenéis ya vuestros óvulos preparados? ¿Qué opináis de esta práctica?

Lesmaternity reserva ovarica

Reserva ovárica: qué tenemos que saber de nuestros óvulos para ser madres lesbianas

La reserva ovárica es la cantidad de óvulos que tiene una mujer en un momento concreto y que marca su fertilidad.

Si tenemos una reserva ovárica buena, hay muchas más probabilidades de conseguir ser madres lesbianas gracias a un embarazo realizado por métodos de gestación.

¿Tenéis dudas sobre este tema? Vamos a resolverlas.

 

Comencemos por el principio

Cada mujer nacemos con un número concreto de ovocitos, cercano al millón, que en la pubertad se reduce a la mitad, aproximadamente.

En cada ciclo menstrual, solo entre 400 y 500 ovocitos llegan a la ovulación y el resto se van perdiendo en el camino.

La etapa en la que la mujer es más fértil transcurre entre los 16 y los 30 años, ya que hay una buena calidad y cantidad de ovocitos. Por eso esta es la edad idónea para ser mamás, desde un punto de vista fisiológico.

A partir de los 35 años, el embarazo va complicando y comienza un descenso en la reserva ovárica, agotándose en la década de los 40 años con la menopausia.

Las circunstancias que afectan a la reserva ovárica son los tratamientos contra el cáncer, la obesidad, contaminación ambiental, exposición a pesticida y tóxicos, estrés y hábitos de vida poco saludables.

¿Qué debemos hacer para que nuestra reserva ovárica sea lo más óptima posible?

Aunque acabamos de decir que la reserva ovárica se deteriora con la edad, los especialistas nos dejan algunos consejos preembarazo:

  • como llevar una vida sana,
  • hacer deporte
  • mantener una nutrición adecuada.

Hemos de prepararnos para ser madres lesbianas, no sólo con los métodos de fecundación, sino con hábitos adecuados.

Todas nuestras acciones influyen en nuestro cuerpo y nosotras queremos que nuestros óvulos estén en las mejores condiciones posibles para comenzar un método de reproducción asistida junto a nuestra pareja.

Por eso, se aconseja que aquella de las dos que tenga una mejor reserva ovárica sea quien aporte el óvulo en el método ROPA. De esta forma conseguiréis mayor efectividad en el embarazo.

 

¿Cómo medimos la reserva ovárica?

Para conocer mejor la reserva ovárica que tenemos las mujeres se definen perfiles hormonales, en los que se varlora:

 *FSH: hormona folículo estimulante

Es una de las hormonas sexuales de regular el ciclo menstrual, liberada por la hipófisis para estimular el desarrollo ovárico.

 *AMH: hormona antimulleriana

Es liberada por la estructura del ovario donde se desarrolla el óvulo.

 *E2: estradiol

Según se van desarrollando los folículos, aumenta la liberación de estradiol, por lo que medir esta hormona es de ayuda para valorar la reserva ovárica.

 *RFA: recuento de folículos antrales

Se caracterizan por acumulación de líquido en su cavidad interior. Esto nos permite ver su visualización mediante la ecografía transvaginal, dándonos una idea aproximada de la reserva ovárica de la mujer.

 

¿Por qué es importante medir la reserva ovárica?

Dentro del estudio inicial que se realiza a la mujer para conocer su potencial reproductivo, la evolución de la reserva ovárica es fundamental.

Ello permite saber cómo responderá a los tratamientos de estimulación ovárica y su pronóstico.

Y si tus óvulos están geniales, ¿por qué no ayudar a otras futuras mamás? ¿Has oído hablar de la donación de óvulos?

 

Como veis, no hay ni un momento que perder. ¿Comenzamos?

 

¿Qué es la fecundación In Vitro en Ciclo Natural?

Algunas La fecundación In Vitro en ciclo Natural puede ser la solución de embarazo para esas mujeres o parejas que no desean una estimulación ovárica. Pero también lo es para las que no ofrecen una buena respuesta a estos tratamientos.

 

¿Qué es la Fecundación In Vitro (FIV) en Ciclo Natural?

A través de esta técnica de fecundación asistida se busca la extracción de ovocitos de calidad sin necesidad de estimulación con hormonas.

Durante, aproximadamente, 15 días, se hace un seguimiento del proceso de ovulación natural de la futura madre biológica, a través de analíticas y de ecografías.

Se realizan 4-5 visitas a la clínica y, en ellas, se mide el crecimiento folicular y del endometrio. De esta forma se conoce el momento idóneo para obtener el óvulo, de forma natural, sin estimulación médica. La extracción se realiza por las técnicas habituales de FIV.
Es por eso que decimos que la fecundación se realiza en el Ciclo Natural de ovulación.
El objetivo de la estimulación in vitro en ciclo natural es obtener pocos ovocitos pero de buena calidad.

 

¿A quién va dirigida?

Por supuesto, esta técnica se puede aplicar a toda pareja o mujer que no quiera someterse a una estimulación ovárica previa a la extracción de óvulos que serán inseminados.

Pero también puedes aprovecharla si ya te has sometido a otros procesos de fecundación asistida sin obtener un exitoso desarrollo multifulicular. Es decir, si después de la estimulación con hormonas no has producido suficientes folículos para seguir con el proceso de inseminación.

 

¿Qué ventajas ofrece la FIV en Ciclos Naturales?

Selección Natural:

Durante el proceso se elige al mejor óvulo posible, primado la calidad ante la cantidad.

Sin riesgo de:

No se produce hiperestimulación y tampoco aparece la posibilidad de un embarazo múltiple.

Sin hormonas:

Al no haber tratamiento hormonal, se minimizan los efectos secundarios que estos pueden producir.

Sin anestesia:

La punción para la extracción del óvulo es muy rápida; apenas dura un par de minutos. Por esa razón no es necesario realizarlo bajo sedación. Sin embargo, si tú prefieres que se realice, puedes hablar con el médico para valorar tu deseo. Si no hay ninguna razón que lo contraindique, se hará como tú prefieras.

Viable en varios Ciclos Naturales consecutivos:

No hay contraindicaciones para realizar varios procesos seguidos. Sin embargo, cuando ha habido 5 o 6 sin éxito de obtención un óvulo válido, el proceso suele pararse, ya que la posibilidad de conseguir el objetivo es baja.

Más económico:

Para aplicar esta técnica no es necesario comprar la medicación para la estimulación ovárica. Por esa razón el proceso es más económico.

 

Inconvenientes de la FIV en Ciclos Naturales

Efectivamente, esta técnica es más natural que cualquier estimulación ovárica que se desarrolle con hormonas.

Sin embargo, a los 5 o 6 tratamientos no exitosos, en los que no hemos conseguido ningún óvulo, se suele parar el proceso puesto que las posibilidades de conseguir nuestro objetivo son bajas.

 

Os ayudamos a decidir

Sabemos que este momento de decisión en el que os encontráis es muy importante para ambas.

Somos conscientes de que la ayuda de un especialista puede seros muy útil para decidir cuál es la técnica de reproducción asistida que mejor os va, que mejor te va.

Por eso nos gusta estar a vuestro lado en el momento de decidir qué paso dar y, también, durante el proceso en el que os vais a embarcar.

Por experiencia propia sabemos que el apoyo psicológico de alguien que ha pasado por lo mismo que tú es muy importante. Nosotras ya hemos hecho ese camino y el resultado es dos hijas preciosas que crecen sanas.

¡Podéis contar con nosotras!

 

¿Preparadas para evaluar si vais hacia una técnica de FIV en Ciclo Natural?

Lesmaternity-Metodo-ROPA-Fases

¿Qué es el Método ROPA? Estas son sus 5 fases

¿Sabes qué es el Método ROPA? ¿Conoces sus fases?

¿Por qué decimos que es el proceso favorito entre las parejas lesbianas que quieren ser madres.

Porque con él, ambas podéis ser madres biológicas del que será vuestro bebé. ¿Verdad que suena romántico?

 

Tanto si nunca has oído hablar de él como si ya has leído lo que te contamos en nuestra página de Facebook, hoy vamos a explicarte las fases del Método ROPA.

 

¿Qué es el Método ROPA?

El Método ROPA es un procedimiento de inseminación artificial por el que dos mujeres son madres biológicas del mismo bebé.

 

También se conoce como doble maternidad.

Básicamente consiste en obtener los óvulos de una mujer, fecundarlos e implantárselos a otra.

Por eso decimos que es el Método ROPA es el ideal para una pareja de lesbianas.

Ambas podéis ser madres biológicas: donante y gestante.

Si necesitas más información para saber qué es el método ROPA, te dejamos los enlaces a dos posts que hemos escrito y que te aclararán dudas:

Acerca del Método ROPA
Requisitos legales para registrar a los hijos de una pareja de lesbianas

 

¿Cuáles son las 5 fases del Método ROPA?

  1. Estimulación de los ovarios de la donante.

Como en la fecundación invitro convencional, quien hayáis decidido que es la donante de los óvulos se somete a la estimulación.

Este momento es muy íntimo y seguramente ya tenéis decidido quién de las dos lo va a hacer. Aún así, recordad que es importante que los óvulos sean de calidad.

Si aún no os habéis decidido a ser madres pero tenéis claro que haréis crecer la familia en el futuro, os recomendamos que congeléis ahora vuestros óvulos. Preguntadnos para saber cómo hacerlo.

 

  1. Extracción de los ovocitos.

Cuando los folículos tienen el tamaño adecuado y verificamos que hay suficientes ovocitos, se programa una cita para extraerlos mediante una pubción.

Se realiza en quirófano y con sedante, para que no tengas molestias. Puedes estar tranquila, porque en solo 15 minutos está todo listo.

Y, no te preocupes. Nosotras te damos seguimiento y apoyo siempre que lo necesites.

 

  1. Fecundación de los óvulos.

Una vez extraídos, se procede a la fecundación de los óvulos, con el donante de esperma que hayáis elegido (siempre es anónimo).

Los especialistas irán controlando cómo evolucionan, hasta que consideren el momento adecuado para implantarlos.

 

  1. Tratamiento hormonal de la mujer gestante.

Mientras los óvulos fecundados de la madre donante evolucionan, se prepara meticulosamente a la quien habéis decidido que será la madre gestante. El proceso tiene como finalidad estimular el endometrio para que tenga el tamaño adecuado para la recepción.

 

  1. Implantación de los embriones.

Cuando el endometrio y los óvulos fecundados están listos, se inicia el proceso de transferencia. Es decir, se implantan los embriones en el útero de la madre gestante.

Es importante resaltar que este momento es el óptimo de embriones y endometrio. Y por eso la probabilidad de embarazo es muy alta.

 

Y, listo. La doble maternidad en una pareja de madres lesbianas está conseguida gracias al Método ROPA.

 

Ahora sólo queda esperar resultados, con nervios, por supuesto.

Os hemos descrito las 5 fases del Método ROPA pero, por favor, si os quedan dudas, consultadnos.

Sabemos qué es esto porque nosotras ya hemos pasado por ello.

Venga, ¡a por ello!
¿Quién dijo que no podíais ser madres las dos del mismo bebé? 😉

 

lesmaternity-REgsitro-civil-madres-lesbianas

A las parejas lesbianas nos piden más requisitos para registrar a nuestros hijos

¿Qué te parece el título de este post?  ¿Exagerado? ¿Irreal?

La realidad es ésta:

 

En el registro civil piden más requisitos para registrar a un hijo a una pareja gay que a una hetero.

 

¿Crees que vivimos en una sociedad en la que la homosexualidad está asumida?

¿De verdad la ley nos trata por igual al colectivo LGTB que los heterosexuales?

 

Hace unos meses una pareja de lesbianas, en Denia, se negó a presentar un certificado que les pedían en el registro civil para poder registrar a su hijo.

Ese documento es algo que NO piden a la pareja heterosexual.

 

¿Qué nos piden a las madres lesbianas en el registro civil para inscribir a nuestros hijos?

Las parejas de madres lesbianas debemos entregar un documento que emite la clínica reproductiva, en el que se reconoce que la madre gestante se ha sometido a un procedimiento de reproducción asistida.

Las parejas de madres lesbianas deben estar casadas para poder registrar a sus hijos en el registro civil.

 

¿Y qué pasa con las parejas heterosexuales?

En teoría, las parejas heterosexuales que se han sometido a procedimientos de reproducción asistida también se les debería pedir este documento.

Pero la realidad no es esa.

En la práctica, los hombres no gays acuden a registrar a sus hijos y no necesitan acreditar nada. El Registro Civil da por supuesta la paternidad del que dice, verbalmente, ser el padre.

Increíblemente, no se cuestiona su paternidad y sí nuestra doble maternidad. (Recordad que, además, debemos estar casadas para poder reconocer a nuestros hijos). Un hombre que no sea el padre biológico puede reconocer a un hijo como tal, sin más, sin ningún documento que aportar.

 

¿Por qué a nosotras sí?

El hecho es que la Ley 14/2006 de Técnicas de Reproducción Humana Asistida no nos obliga a presentar dicho certificado. Pero la realidad es que si no lo haces, no puedes registrar a tu hijo.

¿Puede prevalecer la interpretación particular de una persona frente a la textualidad de una Ley?

Lo cierto es que son pocos los funcionarios que no solicitan “el papel”. A nosotras mismas nos pasó en Barcelona. Tuvimos mil complicaciones que os contaremos en otro post.

 

Inscripción telemática

Cuenta una de las madres de Denia que intentó inscribir a su hijo desde el hospital, por vía telemática. Pero le fue imposible porque el sistema no reconocía a dos madres.

Un irritante mensaje le aparecía cada vez que lo intentaba: “caso de exclusión no especificado”.

Exclusión”.

¿Cómo te sentirías si excluyen a tu familia, a tu hijo o a ti, solo porque sois dos madres lesbianas?

 

Nos queda mucho camino a las madres lesbianas y al colectivo LGTB para poder inscribir a nuestros hijos en el registro civil.

Pero seguiremos luchando por nuestra igualdad, por nuestro amor.

 

¿Te has encontrado con una situación similar o conoces a alguien que la haya vivido?
¿Nos la cuentas?

 

 

 

 

 

madres lesbianas, método ropa

3 beneficios para madres lesbianas con el método ROPA

Ser madres lesbianas es posible gracias al método ROPA y, sin duda, aporta grandes beneficios a la pareja.

La maternidad compartida es un proyecto de pareja que siempre llena de entusiasmo.

Es un punto de unión más entre vosotras que genera un amor que os fortalece y llena de las energías necesarias para empezar el proceso.

 

Hace tiempo explicábamos en este blog en qué consiste esta forma de fecundación.

Te resumimos en 3 pasos en qué consiste el método ROPA para una pareja de lesbianas que desean ser madres:

  1. Una de las vosotras comienza con el proceso de una fecundación invitro clásica.
  2. Los óvulos que se obtienen se fecundan con el esperma del donante.
  3. Una vez fecundados se transfieren a la pareja.

¿Tienes ya en la cabeza algún beneficio de este proceso? Te invitamos a que nos lo expliques en los comentarios.

Nosotras, te contamos algunos de ellos:

  1. Las dos vais a ser madres a partes iguales.

Tenderéis el mismo nivel de implicación biológica: una con la aportación de óvulos y la otra con la gestación del bebé.

Imaginad por un momento la sensación de que ambas podáis ser madres. Nosotras sonreímos al hacerlo.

  1. Mayor aceptación familiar del bebé que venga

Aunque vuestra familia tenga perfectamente aceptada vuestra homosexualidad y el deseo de que seáis madres, no en todas es así.

Supón que una de vosotras se queda embarazada por fecundación convencional. Sería posible que la familia de la otra no llevara demasiado bien que su hija no haya participado biológicamente en la formación de su nieto.

Con el método ROPA saben que las dos vais a ser una pareja de madres lesbianas y su nieto, o nietos,  siempre será “igual de suyo” que de sus “consuegros”.

 

  1. Técnica implantada entre los médicos

En España se está practicando el método ROPA desde el año 2005, año de aprobación de la ley que lo permite.

Por tanto, son más de 10 años los que los médicos llevan ejecutando este tratamiento entre madres lesbianas.

Así que, si tenías dudas de si esta práctica es habitual para ellos, seguro que ya se te han disipado.

 

Si decidís emprender este camino ya sabéis algunos de los obstáculos que os encontraréis al educar a vuestro pequeño.

Pero la ilusión y las emociones de ser madres lesbianas no os las quita nadie. Porque el instinto de maternidad no entiende de orientación sexual. Es igual para todas las mujeres.

El método ROPA te permite compartir este fantástico sueño con tu pareja. Os permite ser madres lesbianas.

¡Adelante, el mundo es también para vosotras!

Objetivo Navidad: comunicar que queremos ser madres

Las Navidades ya están aquí y nosotras nos planteamos: ¿cómo decirles a nuestras familias que queremos ser madres? ¿Cómo se lo van a tomar? ¿Lo aceptarán?

Nos encontramos en la Cena de Nochebuena y toda la familia está alrededor de una gran mesa.
Todos saben que somos lesbianas y a veces murmuran sobre nosotras. Por eso intentamos ser discretas, aunque actuamos con normalidad.

Las conversaciones entre unos y otros van sucediéndose. Nos vamos poniendo al día, ya que hace tiempo que no nos vemos. Y llega el momento en el que nos preguntan a nosotras. ¿Cómo decirles que queremos ser madres? ¿Tener un hijo, siendo lesbianas? ¿Es demasiado brusco en una cena como esta? ¿Con personas que abarcan tanto rango de edad? ¿Una noticia así, a todos a la vez?

Poco a poco, despacio, valor y adelante. “Nosotras queremos ser madres.” Incómodo silencio. “Si”, les dije, “sabemos que llevará un tiempo y es necesario un proceso de fecundación, pero queremos sentir lo mismo que vosotros. Sabemos que será una de las experiencias más maravillosas de nuestras vidas.”

Se mantenía el silencio. Miré a los ojos a mi pareja y sentí su apoyo. Ella me apretó la mano. Después miré a los ojos de mi madre. Noté el brillo de su mirada ante nuestra decisión.

Mi madre nos felicitó enseguida por la decisión y quitó hierro al asunto. Lo comentó con sonoras risas y arrancó las de los demás.
Respiré tranquila. La tensión desapareció. Poco a poco, fueron recordando anécdotas de sus embarazos y antojos.

“Ser madre es maravilloso”, decían, “¿pero cómo lo vais a hacer vosotras, en vuestra situación?”
Les explicamos que, hoy en día, una puede ser la madre genética y otra puede ser la madre gestante, de forma que las dos pondremos una parte nuestra en el futuro hijo. Es decir, les hablábamos del Método ROPA.

Asombrados con lo que les contamos, nos explicaron cómo fueron sus embarazos, sus anécdotas, cómo se enteraron e, incluso, los primeros años de madres inexpertas.
Yo sabía que a los hombres estaban un pelín incómodos. Pero a medida que avanzaba la cena la situación se normalizaba y las curiosidades y recuerdos de años pasados llenaron la noche de momentos inolvidables.

Fue una de las mejores Nochebuenas que recuerdo. Nuestro valorc omunicarles nuestra decisión ser madres lesbianas, de hacer crecer nuestra familia, fue determinante.

Nosotras acabamos la noche más unidas y seguras de nuestra decisión de ser madres y, a la vez, muy arropadas por todos nuestros familiares que quieren conocer a nuestro pequeño en cuanto nazca.

Ahora ya hemos comenzado el proceso con LesMaternity. Tomamos nota de todos y cada uno de los consejos que nos dieron esa noche. Solo nos queda esperar y exprimir esto lo más intensamente posible.

¡Estamos seguras de que en la próxima Nochebuena habrá, mínimo, un bebé más en esa nuestra cena!

Como dicen en las películas, esta historia está basada en un hecho real. ¿La vuestra cómo fue?
¿Cómo se lo dijisteis a la familia? ¿Cómo reaccionaron? ¿Qué os dijeron? Nos encantará leer vuestra experiencias en los comentarios.

¡Feliz Navidad!