El 23 de abril celebramos la cultura y el amor

El 23 de abril se celebra la festividad de “Sant Jordi”, patrón de Cataluña y protagonista de la leyenda que da pie a la tradición de regalar una flor este día.

¿Por qué regalamos una rosa?

La leyenda cuenta que hace mucho, mucho tiempo en un pueblecito de Tarragona llamado Montblanc vivía un malvado dragón. Los habitantes del pueblo, atemorizados, entregaban cada día a una persona, elegida por sorteo, para dar intentar saciar el apetito (y suponemos que el mal carácter) del Dragón. Hasta que un día, ¡vaya por Dios!,  llegó el turno de la princesa. En el mismo momento que la princesa avanzaba hacia la cueva del Dragón, un caballero, nuestro protagonista, apareció, a lomos de su caballo, para ir a su rescate.

¿Y sabéis qué ocurrió? Sant Jordi, atravesó con su espada al dragón, liberando a la princesa (y al pueblo de Montblanc). Y de la sangre del dragón, brotón un rosal con las rosas más rosas que jamás se habían visto. El caballero arrancó una rosa y se la ofreció a la princesa.

La tradición de regalar una flor en Cataluña se remonta al menos al siglo XV se organizaba en Barcelona una feria de rosa por San Jordi dirigida sobre todo a parejas o jóvenes matrimonios. Sant Jordi, es sin duda, para los catalanes el día más románico del año.

Esta parte es, claro, la del amor…

¿Por qué regalamos un libro?

El 23 de abril es también la fiesta del libro. Ya en 1929 los libreros durante la Exposición internacional de Barcelona, salieron a la calle para fomentar la lectura. La iniciativa tuvo mucho éxito y posteriormente cambió su fecha al 23 de abril.

Las cifras

El 23 todo gira alrededor de la cultura (un libro) y del amor (una rosa) y el epicentro de las celebraciones está en La Rambla de Barcelona. En 2017 se vendieron unos 7 millones de rosas y alrededor de 1,6 millones de libros.

Una recomendación

¿Qué tal poesía? Quizás ya conozcáis al fenómeno Elvira Sastre. La poesía de Elvira Sastre es sencilla, intensa , emocionante  y provoca unas ganas horribles de vivir (y de sufrir) . Habla del amor y del desamor, del deseo, del dolor, de la pérdida, de sentirse perdida y de sentirse viva.

Igual, no nos creéis, poesía diréis… Elvira Sastre tiene 136.000 seguidores en twitter, 305.000 en instagram y 342.000 en facebook. ¿No tienes curiosidad?

Enfin, ¡Viva el amor y viva la lectura!

4 ideas falsas sobre los hijos de madres lesbianas

Queremos tener un hijo, pero como cualquier madre no queremos que sufra. Existen todavía algunas ideas falsas en una parte, afortunadamente cada vez más pequeña, de la sociedad que queremos desmontar:

Que tendrán problemas psicológicos o de adaptación

Es posible que hayáis sufrido incomprensión o falta de aceptación que os han hecho fuertes. Vuestra fortaleza hará que creéis familias abiertas en las que se puede hablar de todo. Y esto, sin duda, ayudará a vuestros hijos a aceptarse, a tener confianza en ellos mismos  y a desarrollarse fuertes emocionalmente.

Además, normalmente en las familias homoparentales, los roles son más igualitarios y esto hace que el niño crezca siendo más tolerante y con una mente más abierta.

En julio de este año se publicó un estudio del New England Jornal of Medicine que concluía que los niños de parejas del mismo sexo no tienen ninguna diferencia (sea de salud, mental, emocional, etc.) con niños que son criados por parejas heterosexuales. Y que no desarrollan ningún problema, ni de comportamiento ni emocional, ni tienen mayor tendencia a tener problemas psicológicos.

Que echarán en falta una figura paterna

Es muy difícil que un niño eche en falta algo que nunca ha tenido. Y es cierto que en su vida tendrá muchas figuras masculinas y femeninas: tíos, primos, abuelos, amigos…

Los estudios no muestran diferencias en el desarrollo de género en los niños: por ejemplo, no se muestran diferencias en la forma de jugar.

Que sufrirán bullying

El bullying existe y afecta muchísimo emocionalmente a los niños: niños que se meten con otros por tener gafas, estar gordo, ser tímido, porque no quieren jugar…

Los niños entienden que tu hijo tenga dos madres y no es un motivo especial para hacerles bullying. Puede que a los padres de estos niños les cueste un poco más…

 Que también serán homosexuales

Puede que sí, claro, pero sin duda el tener dos madres lesbianas no va a marcar su orientación sexual. Lo que es seguro es que tendrá una actitud más abierta y tolerante de la diversidad.

 

A nadie tendría nunca que importarle si un niño tiene un padre y una madre, un padre, una madre, dos padres o dos madres. Somos personas que inculcamos valores de igualdad a sus hijos y sobre todo amor. La sociedad sigue avanzando y muy pronto, todas estas ideas falsas serán historias pasadas.

 

¿Cómo responder a preguntas incómodas?

Queréis ser madres lesbianas y puede que os asusten algunas posibles reacciones de vuestro entorno: familia, amigos o compañeros de trabajo.

Otras muchas parejas de lesbianas ya hemos pasado por esto. Estas son algunas de preguntas más habituales a las que os tendréis que enfrentar. Algunas preguntas seguro que os resultan interesantes y otras simplemente incómodas, afrontadlas con humor,  con cariño y con información.

¿Quién es el padre? y ¿Qué sabéis de él?

En España la donación de esperma es anónima, por tanto no sabemos quién es el padre. Ni los hijos pueden conocer a su padre biológico, ni por supuesto, el padre biológico tiene derecho alguno sobre estos niños. A los posibles donantes se les hace exhaustivas pruebas de idoneidad, tanto físicas como psíquicas.

¿Quién es la madre biológica de las dos?

¡No hay madres de primera o de segunda! Las dos somos madres por igual.

¿No creéis que vuestro hijo se pierde algo por no tener una figura masculina en casa?

Como todas las parejas, intentamos educar a nuestros hijos en valores de respeto, tolerancia e igualdad. Así le ofrecemos, por ejemplo, distintas actividades y en sus manos está elegir lo que más le guste.

Por otro lado, nuestro hijo seguirá teniendo multitud de figuras masculinas en su vida entre la familia o los amigos.

Las lesbianas ¿podéis ser buenos madres?

Los estudios afirman que no hay diferencias en el desarrollo entre los grupos de niños criados por padres y madres heterosexuales u homosexuales. Incluso es posible que se trate de niños más abiertos.

En ningún caso la orientación sexual de los padres influye en la de los niños.

¿Quién es la madre y quién el padre?

Las dos somos sus madres, los queremos con locura y tenemos los mismos derechos y las mismas responsabilidades en la educación de nuestros hijos.

¿Cómo os va a llamar para diferenciaros?

Esto suele ocurrir de una manera muy natural: en nuestro caso decidimos que desde el principio nos llamara “ama” y “mamá”, en otras ocasiones es mamá-mami… os identificará y diferenciará a las dos perfectamente. En el caso de que seáis de diferente nacionalidad o habléis distintos idiomas  aún es más fácil:  ama, mama, mum, mamá…

¿No creéis que el tener dos madres puede hacer que tu hijo se sienta diferente?

Los niños de  padres homosexuales o madres lesbianas son tan felices consigo mismos como lo son sus amigos que tienen padres heterosexuales, no muestran diferencia alguna en elegir actividades, intereses o incluso amigos y lo mismo ocurre cuando llegan a la edad adulto con las elecciones de trabajo o tipo de vida, por ejemplo.

Muchísimos niños tienen madres lesbianas y cada vez hay más diversidad de modelos de familia. Pero cada niño es diferente, para algunos niños no importa y para otros puede hacer que sea difícil al sentirse diferente (por este motivo o por cualquier otro). Lo importante es que puedan hablar con confianza con vosotras de lo que les preocupa.

¿Creéis que pueden tratar mal a tu hijo por tener dos madres lesbianas?

La principal preocupación que tenemos todas las madres es que alguien trate mal a nuestro hijo. Pero no solo por el hecho de tener dos madres lesbianas, también por cualquier cosa que les haga sentir mal. Es importante que nuestros hijos hablen, que cuenten su experiencia y también que desde las escuelas se hable y se eduque de la diversidad familiar.

¿Se puede registrar al niño como hijo de los dos?

Las parejas de madres lesbianas en España tenemos que estar casadas para poder registrar a sus hijos en el registro civil y entregar un documento que acredite que se ha sometido a un procedimiento de reproducción asistida.

En los certificados de registro ya aparece progenitor A y progenitor B, pero aún queda mucho trabajo de normalización por hacer en multitud de formularios…

Sois felices juntas, en parejas y ahora queréis formar una familia, no dejéis que el desconocimiento  o la falta de educación respecto a la homosexualidad y los tratamientos de reproducción asistida, supongan una incomodidad. Responded con cariño, con información y ¡con humor!

Lesmatertiny ser madres lesbianas

Ser madres lesbianas: nuestro deseo para el 2018

Llega Diciembre y una vez más, comienzan a rondar por nuestras cabezas nuevas metas y propósitos que cumplir. Ser madre lesbiana el año que viene es uno de los deseos que nos hemos propuesto cumplir, pero no el único.

Comenzar el gimnasio, pasar más tiempo con la familia o hacer una buena acción son otros propósitos; pero, sin duda, tenemos una meta principal: ser madres, las dos, en 2018. ¿Por dónde comenzamos?

 

Elegir el método

Ya sea junto a nuestra pareja o como madre soltera, encontramos diversos tratamientos para conseguir el embarazo. La inseminación y la fecundación in vitro son los métodos más conocidos, pero el ideal para parejas de lesbianas es, sin duda, el método ROPA. Con él, las dos conseguiremos ser madres biológicas de nuestro bebé: una como madre donante y otra como madre gestante.

¡Será una manera muy especial de dar este paso, que nos unirá más a nuestra pareja, y estaremos más cerca de ser madres lesbianas el año que viene!

 

Dudas y más dudas

Cuando vamos a tratar un tema que no conocemos, las dudas se apoderan de nuestra mente. Pero tranquila, todo tiene una respuesta. Por eso, queremos relajarte resolviendo esas pequeñas curiosidades iniciales que surgen en este emocionante proceso.

Todas las preguntas, tienen su respuesta. Nuestro objetivo está cada vez más cerca. Por eso queremos que nos escribáis para contarnos todas vuestras dudas.

 

Adaptar nuestra casa

Ya hemos comenzado el tratamiento, y llega el momento de planificar nuestro hogar.

Podemos buscar un lugar mayor en el que vivir, que se adapte a nuestra situación laboral, pero un poco más grande que el actual.  Pronto seremos uno más en la familia y habremos cumplido el objetivo de ser madres lesbianas el año que viene.

O bien podemos economizar el espacio, quedarnos donde estamos, eliminando una de nuestras preocupaciones actuales.

Además, todas nuestras relaciones sociales ya saben dónde vivimos, ¡será más fácil compartir los buenos momentos con vecinos y amigos!

 

 ¿Y en el trabajo?

La homosexualidad está cada vez más normalizada, aunque todavía no está todo hecho, ni mucho menos. Y con ello, algunas cosas tan esenciales como ser madres lesbianas.

Por eso, nuestro deseo de ser madres el año que viene estará presente pase lo que pase. Contar en el trabajo que estamos embarazadas debe ser algo normal. No debe suponerte un trauma, ni tampoco debes hacer tarjetitas informando a cada compañero.

¡La naturalidad es tu aliado!

 

El momento familiar

¡Las buenas noticias alegran a todo el mundo! Por eso todos estarán felices de ver que cumplimos ese deseo de ser madres lesbianas.

Estas fechas familiares son perfectas para dar a conocer nuestra decisión. Seguro que comienzan a surgir anécdotas y ese momento se convierte en un recuerdo muy emotivo de nuestras vidas.

Esto fue lo que les pasó a dos amigas que dieron el paso en la cena de Nochebuena.

¿Has pensado ya cómo explicarlo a los tuyos?

Nuestro deseo de ser madres lesbianas está a punto de cumplirse, más unidas que nunca, con muchas ganas. Se aproxima un gran año por delante, ¿qué más necesitamos para conseguir esa gran meta personal?

¡Vamos allá!

Cómo contar que eres madre lesbiana en el trabajo y no morir en el intento

Ya eres o vas a ser madre lesbiana en el trabajo pero nadie lo sabe. Debes contarlo antes o después. Pero ¿Cuándo?

No te preocupes, que aquí te proponemos cómo dar ese paso que te lleva de cabeza, pero que te va a provocar muchas satisfacciones.

 

Naturalidad y tranquilidad

Eres lesbiana, tienes un gusto sexual diferente a la mayoría de la población; pero eso no quiere decir que seas un bicho raro. Al contrario, cada vez hay más tolerancia y respeto hacia las diferencias.

Comunicar tu orientación sexual a los demás no debe suponer un trauma para ti.

Es lógico que quieras ser madre, tengas unos planes de futuro y tener un hijo forme parte de ese futuro. Ser madre lesbiana en el trabajo debe ser cada vez más fácil y ¡estamos en proceso de conseguirlo!

 

¿Qué diferencia hay entre ser madre lesbiana en el trabajo o no serlo?

Ninguna.

El bebé tendrá una familia que lo querrá, una serie de personas que se preocuparán por él y no tendrá ningún tipo de diferencia en ese hogar.

¿Por qué debe haber diferencias? Todo es legal e incluso, se puede saber con seguridad que ese bebé será deseado y habrá un sentimiento mayor que en otros lugares.

El bebé tendrá una sensibilidad especial a los valores de tolerancia y respeto, ya que así lo demuestran muchos estudios.

 

El momento de decir que eres madre lesbiana

En mitad de una reunión, cuando están comunicando un ERE no es el instante más adecuado para comunicar nada. Ni comunicar

Sin embargo, en una quedada de compañeros de trabajo, tras una larga jornada, en una cafetería, sería el lugar ideal para dar la noticia. Un ambiente distendido, unas risas, desconectando de los temas de oficina, dar importancia a cosas que la tengan: estas comunicando el sentimiento de ser madre lesbiana en el trabajo.

Es una gran alegría para vosotras y el bebé es más que deseado. Todos se alegrarán por ti.

Aquí tienes unas cuantas entradas a nuestro blog con historias y vivencias sobre cómo les fue a otras compañeras.

 

¿Preguntas incómodas? ¡Yo controlo!

Dice un proverbio chino que “en toda crisis, hay una oportunidad”, y eso es lo que debemos hacer ante preguntas incómodas.

Hay mucho desconocimiento sobre técnicas de reproducción asistida y aún más sobre el método ROPA. El desconocimiento de tus compañeros contrasta con los conocimientos que tú les demuestras al hablar.  Este contraste hace que te vean totalmente preparada.

Todos querrán estar al tanto de las ecografías y seguir tu proceso de embarazo.

 

¿Y ahora?

Seguir adelante. A disfrutar de los días y semanas y a prepararlo todo.

Tu bebé vendrá a este mundo en un ambiente laboral estupendo. Tus compañeros lo saben y te apoyan. Tus jefes están al tanto y no debe suponer un inconveniente laboral, más allá de la propia maternidad.

Te toca comenzar a preparar todo lo necesario, y que tantas ganas tenías: , chupetes, sonajero y todo el resto de accesorios que vais a necesitar.

 

En definitiva, en el trabajo, habla sobre tu maternidad con naturalidad, tranquilidad, busca la situación adecuada y prepárate el tema.

Este es el momento que tanto tiempo has estado esperando.

Hay que enfrentarse a la realidad: eres o vas a ser madre lesbiana en el trabajo y todo saldrá genial.

Respira profundo, relájate y ¡adelante! ¡Estamos contigo!

 

¡No olvides de comentarnos cómo te fue!

lesmaternity-REgsitro-civil-madres-lesbianas

A las parejas lesbianas nos piden más requisitos para registrar a nuestros hijos

¿Qué te parece el título de este post?  ¿Exagerado? ¿Irreal?

La realidad es ésta:

 

En el registro civil piden más requisitos para registrar a un hijo a una pareja gay que a una hetero.

 

¿Crees que vivimos en una sociedad en la que la homosexualidad está asumida?

¿De verdad la ley nos trata por igual al colectivo LGTB que los heterosexuales?

 

Hace unos meses una pareja de lesbianas, en Denia, se negó a presentar un certificado que les pedían en el registro civil para poder registrar a su hijo.

Ese documento es algo que NO piden a la pareja heterosexual.

 

¿Qué nos piden a las madres lesbianas en el registro civil para inscribir a nuestros hijos?

Las parejas de madres lesbianas debemos entregar un documento que emite la clínica reproductiva, en el que se reconoce que la madre gestante se ha sometido a un procedimiento de reproducción asistida.

Las parejas de madres lesbianas deben estar casadas para poder registrar a sus hijos en el registro civil.

 

¿Y qué pasa con las parejas heterosexuales?

En teoría, las parejas heterosexuales que se han sometido a procedimientos de reproducción asistida también se les debería pedir este documento.

Pero la realidad no es esa.

En la práctica, los hombres no gays acuden a registrar a sus hijos y no necesitan acreditar nada. El Registro Civil da por supuesta la paternidad del que dice, verbalmente, ser el padre.

Increíblemente, no se cuestiona su paternidad y sí nuestra doble maternidad. (Recordad que, además, debemos estar casadas para poder reconocer a nuestros hijos). Un hombre que no sea el padre biológico puede reconocer a un hijo como tal, sin más, sin ningún documento que aportar.

 

¿Por qué a nosotras sí?

El hecho es que la Ley 14/2006 de Técnicas de Reproducción Humana Asistida no nos obliga a presentar dicho certificado. Pero la realidad es que si no lo haces, no puedes registrar a tu hijo.

¿Puede prevalecer la interpretación particular de una persona frente a la textualidad de una Ley?

Lo cierto es que son pocos los funcionarios que no solicitan “el papel”. A nosotras mismas nos pasó en Barcelona. Tuvimos mil complicaciones que os contaremos en otro post.

 

Inscripción telemática

Cuenta una de las madres de Denia que intentó inscribir a su hijo desde el hospital, por vía telemática. Pero le fue imposible porque el sistema no reconocía a dos madres.

Un irritante mensaje le aparecía cada vez que lo intentaba: “caso de exclusión no especificado”.

Exclusión”.

¿Cómo te sentirías si excluyen a tu familia, a tu hijo o a ti, solo porque sois dos madres lesbianas?

 

Nos queda mucho camino a las madres lesbianas y al colectivo LGTB para poder inscribir a nuestros hijos en el registro civil.

Pero seguiremos luchando por nuestra igualdad, por nuestro amor.

 

¿Te has encontrado con una situación similar o conoces a alguien que la haya vivido?
¿Nos la cuentas?