40 años del fin de la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social

Esta ley, que consideraba a los miembros del colectivo LGTB “enfermos” y “delincuentes”, fue aprobada en 1970 por el régimen franquista para sustituir a la antigua Ley de Vagos y Maleantes, que desde 1933, pretendía controlar a todos aquellos que podían alterar la moral de la sociedad, e incluía, por ejemplo, a los que practicaban la mendicidad, el vandalismo, tráfico de drogas, prostitución o venta de pornografía y también a nuestro colectivo, siendo perseguidos y maltratados. Incluía también la ley un apartado que hablaba de la rehabilitación social, imponiendo internamiento para la reeducación de a persona.

El régimen franquista ni siquiera concebía que existieran lesbianas, aunque vivían con miedo a las represalias incluso en el ámbito familiar.

La modificación de esta ley hace 40 años, derogando el punto que hacía referencia  los homosexuales,  supuso el fin de persecución social de nuestro colectivo. En 1995 la ley fue finalmente derogada.

En España, la Fundación 26 de Diciembre, dedicada a atender a las los mayores LGTB, quienes más sufrieron esta ley (obligados a ser invisibilizados, perseguidos y encarcelados) y que actualmente trabaja para que no se sienten también discriminidadas en su vejez (teniendo  como principal meta la creación de un Centro Residencial Especializado en mayores LGTB, no exclusivo).

Y la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) celebra el 2019 como el año de  “Mayores Sin Armarios: ¡Historia, Lucha y Memoria!”

Muchos han sido los avances en los derechos de las personas LGTB en estos 40 años, como la aprobación del matrimonio igualitario, o la ley de identidad de género, pero la lucha continua por la igualdad de derechos.

Que la historia no se repita y que la memoria nos permita seguir luchando por igualdad plena en los derechos.

 

4 ideas falsas sobre los hijos de madres lesbianas

Queremos tener un hijo, pero como cualquier madre no queremos que sufra. Existen todavía algunas ideas falsas en una parte, afortunadamente cada vez más pequeña, de la sociedad que queremos desmontar:

Que tendrán problemas psicológicos o de adaptación

Es posible que hayáis sufrido incomprensión o falta de aceptación que os han hecho fuertes. Vuestra fortaleza hará que creéis familias abiertas en las que se puede hablar de todo. Y esto, sin duda, ayudará a vuestros hijos a aceptarse, a tener confianza en ellos mismos  y a desarrollarse fuertes emocionalmente.

Además, normalmente en las familias homoparentales, los roles son más igualitarios y esto hace que el niño crezca siendo más tolerante y con una mente más abierta.

En julio de este año se publicó un estudio del New England Jornal of Medicine que concluía que los niños de parejas del mismo sexo no tienen ninguna diferencia (sea de salud, mental, emocional, etc.) con niños que son criados por parejas heterosexuales. Y que no desarrollan ningún problema, ni de comportamiento ni emocional, ni tienen mayor tendencia a tener problemas psicológicos.

Que echarán en falta una figura paterna

Es muy difícil que un niño eche en falta algo que nunca ha tenido. Y es cierto que en su vida tendrá muchas figuras masculinas y femeninas: tíos, primos, abuelos, amigos…

Los estudios no muestran diferencias en el desarrollo de género en los niños: por ejemplo, no se muestran diferencias en la forma de jugar.

Que sufrirán bullying

El bullying existe y afecta muchísimo emocionalmente a los niños: niños que se meten con otros por tener gafas, estar gordo, ser tímido, porque no quieren jugar…

Los niños entienden que tu hijo tenga dos madres y no es un motivo especial para hacerles bullying. Puede que a los padres de estos niños les cueste un poco más…

 Que también serán homosexuales

Puede que sí, claro, pero sin duda el tener dos madres lesbianas no va a marcar su orientación sexual. Lo que es seguro es que tendrá una actitud más abierta y tolerante de la diversidad.

 

A nadie tendría nunca que importarle si un niño tiene un padre y una madre, un padre, una madre, dos padres o dos madres. Somos personas que inculcamos valores de igualdad a sus hijos y sobre todo amor. La sociedad sigue avanzando y muy pronto, todas estas ideas falsas serán historias pasadas.

 

¿Cómo responder a preguntas incómodas?

Queréis ser madres lesbianas y puede que os asusten algunas posibles reacciones de vuestro entorno: familia, amigos o compañeros de trabajo.

Otras muchas parejas de lesbianas ya hemos pasado por esto. Estas son algunas de preguntas más habituales a las que os tendréis que enfrentar. Algunas preguntas seguro que os resultan interesantes y otras simplemente incómodas, afrontadlas con humor,  con cariño y con información.

¿Quién es el padre? y ¿Qué sabéis de él?

En España la donación de esperma es anónima, por tanto no sabemos quién es el padre. Ni los hijos pueden conocer a su padre biológico, ni por supuesto, el padre biológico tiene derecho alguno sobre estos niños. A los posibles donantes se les hace exhaustivas pruebas de idoneidad, tanto físicas como psíquicas.

¿Quién es la madre biológica de las dos?

¡No hay madres de primera o de segunda! Las dos somos madres por igual.

¿No creéis que vuestro hijo se pierde algo por no tener una figura masculina en casa?

Como todas las parejas, intentamos educar a nuestros hijos en valores de respeto, tolerancia e igualdad. Así le ofrecemos, por ejemplo, distintas actividades y en sus manos está elegir lo que más le guste.

Por otro lado, nuestro hijo seguirá teniendo multitud de figuras masculinas en su vida entre la familia o los amigos.

Las lesbianas ¿podéis ser buenos madres?

Los estudios afirman que no hay diferencias en el desarrollo entre los grupos de niños criados por padres y madres heterosexuales u homosexuales. Incluso es posible que se trate de niños más abiertos.

En ningún caso la orientación sexual de los padres influye en la de los niños.

¿Quién es la madre y quién el padre?

Las dos somos sus madres, los queremos con locura y tenemos los mismos derechos y las mismas responsabilidades en la educación de nuestros hijos.

¿Cómo os va a llamar para diferenciaros?

Esto suele ocurrir de una manera muy natural: en nuestro caso decidimos que desde el principio nos llamara “ama” y “mamá”, en otras ocasiones es mamá-mami… os identificará y diferenciará a las dos perfectamente. En el caso de que seáis de diferente nacionalidad o habléis distintos idiomas  aún es más fácil:  ama, mama, mum, mamá…

¿No creéis que el tener dos madres puede hacer que tu hijo se sienta diferente?

Los niños de  padres homosexuales o madres lesbianas son tan felices consigo mismos como lo son sus amigos que tienen padres heterosexuales, no muestran diferencia alguna en elegir actividades, intereses o incluso amigos y lo mismo ocurre cuando llegan a la edad adulto con las elecciones de trabajo o tipo de vida, por ejemplo.

Muchísimos niños tienen madres lesbianas y cada vez hay más diversidad de modelos de familia. Pero cada niño es diferente, para algunos niños no importa y para otros puede hacer que sea difícil al sentirse diferente (por este motivo o por cualquier otro). Lo importante es que puedan hablar con confianza con vosotras de lo que les preocupa.

¿Creéis que pueden tratar mal a tu hijo por tener dos madres lesbianas?

La principal preocupación que tenemos todas las madres es que alguien trate mal a nuestro hijo. Pero no solo por el hecho de tener dos madres lesbianas, también por cualquier cosa que les haga sentir mal. Es importante que nuestros hijos hablen, que cuenten su experiencia y también que desde las escuelas se hable y se eduque de la diversidad familiar.

¿Se puede registrar al niño como hijo de los dos?

Las parejas de madres lesbianas en España tenemos que estar casadas para poder registrar a sus hijos en el registro civil y entregar un documento que acredite que se ha sometido a un procedimiento de reproducción asistida.

En los certificados de registro ya aparece progenitor A y progenitor B, pero aún queda mucho trabajo de normalización por hacer en multitud de formularios…

Sois felices juntas, en parejas y ahora queréis formar una familia, no dejéis que el desconocimiento  o la falta de educación respecto a la homosexualidad y los tratamientos de reproducción asistida, supongan una incomodidad. Responded con cariño, con información y ¡con humor!

lesmaternity gay radar gaydar

¿Existe el radar gay?

Siempre se ha hablado de la existencia de un radar gay, es decir, un instinto entre personas homosexuales para reconocer a otras personas de su misma condición sexual.

¿Mito o realidad? ¿Tú qué opinas?

Algunas personas homosexuales aciertan siempre la identidad sexual de sus semejantes; otras personas no consiguen acertar nunca. ¿Tienen averiado el radar?

Por cierto, ¿sabías que también se le conoce con el nombre de gaydar?

Analizamos esta leyenda urbana (o no) en las siguientes líneas.

 

 

El radar gay es intrínseco a las personas

Según un estudio realizado por la Universidad de Washington, existe el radar gay.

En él, las personas visionaban la imagen de la cara de otra persona. Sólo las caras, sin complementos (barba, piercing, etc) y sin peinado. No querían que estos elementos influyeran en su precepción. Además, las imágenes las proyectaron en blanco y negro y durante menos de 1 segundo.

El resultado es que había más aciertos que fallos, sobre todo en las mujeres.

Se acertó en un 65% con los rostros de lesbianas y en un 61% con el de gays.

¿Podemos concluir que existe el radar gay es una realidad?

 

 

¿El radar gay es una leyenda urbana?

En el Departamento de Psicología de la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos, se llevó a cabo otro estudio sobre la existencia del radar gay.

Se crearon 3 grupos y se les informó de los gustos y preferencias de las personas que debían analizar (si les gustaba la moda, los coches o se arreglaban más o menos):

  • A uno se les dijo que el “gaydar” existe realmente.
  • Al segundo se les informó de que era un estereotipo más.
  • Al tercero no se le dijo nada.

Los resultados que se mostraron es que se etiquetó como “gays” a aquellos hombres cuyas preferencias tenían que ver con atributos afeminados.

La conclusión obtenida fue que el uso de este supuesto radar se basa en los estereotipos de la sociedad, lo cual es bastante negativo para el ser humano.

Los investigadores afirman que los estereotipos llevan a prejuicios y estos pueden justificar la discriminación y la opresión.

 

 

¿Radar gay o intuición?

En realidad, no hablamos de un radar que clasifique a las personas. Es más bien intuición.

Nuestras experiencias vividas hacen que tengamos creados unos estereotipos de las personas.

Nos conocemos tanto entre lesbianas que, mayoritariamente, sabemos nuestros gustos, cómo visten, sus actitudes… y eso hace que los diferenciemos de las personas heterosexuales.

Pero estos estereotipos, no siempre son ciertos. Ni todos los gays visten de rosa, ni todas las lesbianas llevan camisa de cuadros.

De hecho, es cada vez más difícil identificar la condición sexual de una persona en las ciudades debido a la libertad con la que se vive en la sociedad actual.

 

 

Si el radar gay fuese un producto físico, ¿cómo sería?

Imaginemos que existiese el radar gay “a la venta en su punto de venta habitual”. ¿Cómo te lo imaginas?

Nosotras creemos que sería muy discreto, unas gafas de uso diario, normales, sin nada que destacar a simple vista. Sin embargo, el usuario vería la identidad sexual de las personas de su alrededor, ya que se iluminaría la silueta de la persona. Según el color, encontraríamos a gays, lesbianas, bisexuales…

Ligar sería mucho más fácil, ¿no crees?

E incluso, yendo un poco más allá, podríamos saber que busca cada persona, aunque ir por la calle parecería un juego de realidad virtual, ¿te imaginas? ¡Sería como vivir dentro de una app de contactos!

Y tú, ¿crees que existe el radar gay? ¿Aciertas siempre o eres de las que nunca da una?

lesmaternity APP para lesbianas

5 APP para lesbianas (de contactos) que debes conocer

¿Utilizas APP para lesbianas para contactar a otras chicas?

Cada vez proliferan más estas aplicaciones y por algo será.

A pesar de los pasos sociales y legales que se han dado, aún queda mucho camino para lograr la igualdad de derechos para lesbianas y gays.

Aunque cada vez somos un colectivo más visible, salir del armario en el trabajo sigue siendo un drama y una asignatura pendiente para muchas de nosotras.

Hoy queremos poneros el amor y la amistad un poquito más fácil. Por eso os invitamos a leer este post.

 

¿Por qué necesitamos las APP para lesbianas?

Porque para nosotras, lesbianas, no es tan fácil salir al mundo y ponernos a ligar con cualquier chica que se nos cruza por la calle, que nos presentan fuera del ambiente o que conocemos en algún lugar.

Aunque detectemos que tiene ella pluma siempre tenemos el temor de si nos estaremos equivocando.

Las APP para lesbianas nos lo ponen más fácil y nos aclaran el tema. Podemos ir directas, sin dudar. Porque, además, la chica que tenemos al otro lado está receptiva.

Y no hablamos sólo de ligar. Hay relaciones de amistad, simplemente. De personas que acaban de llegar a la ciudad y no conocen a nadie del ambiente. De chicas que acaban de darse cuenta de su homosexualidad y encuentran que no encajan en su círculo de amistades de siempre. O quizá porque has roto con tu pareja y ella se ha quedado con las amigas comunes.

Lo que está claro es que estas aplicaciones nos vienen muy bien.

 

5 APP para lesbianas que debes probar

Los gays siempre han tenido más fácil esto del ligar o de salir por la noche. APPs como Grindr y la cantidad de locales de copas que hay para ellos, lo han hecho posible.

Por suerte, la cosa está cambiando a mejor para nosotras y ya tenemos algunas APP para lesbianas exclusivamente.

¡No te las pierdas! Éstas son las que hemos seleccionado para ti:

 

*1. Wapa.

Seguramente, Wapa es la APP para lesbianas más conocida. Es la antigua “Brenda”.

Es sencilla de utilizar. Muy intuitiva. Es una buena aplicación porque cuando te registras te da la opción de introducir tu ciudad. De esta forma te mostrará los contactos de chicas que tienes cerca de ti. Tiene opciones de pago.

En ella suele haber chicas normales, como tú, de todas las edades, aunque parece que no tiene mucho movimiento últimamente.

Si te animas a usarla o ya lo has hecho, ¿nos cuentas qué tal tu experiencia?

 

*2. LContactos

LContactos es la APP para lesbianas 100% gratuita. Esta red da un paso más allá y te permite seccionar a las chicas de contacto a partir de un text que tú misma defines. ¿No quieres que ella fume? ¿Quieres ser madre lesbiana en un futuro? Explícalo en el test.

 

*3. Ginger’l

Es una APP para lesbianas muy segura. Antes de validar tu perfil verifica que no seas un chico, que siempre es algo muy desagradable para nosotras.

En ella puedes filtrar tus búsquedas a través de hobbies, estilo de vida, etc.

Además, te proporciona algo muy simpático: los guiños. Hazle uno al perfil de esa chica que te ha gustado.

 

*4. MagLes Mach

Como ellas dicen, es la primera APP para lesbianas hecha por lesbianas.  Las artífices de ella son as chicas de la revista MagLes, a quienes solemos mencionar en nuestra Fágina de Facebook.

Un detalle que nos gusta mucho de esta aplicación es que no hay hombres. Y es así porque, para acceder a ella, necesitas tu código de activación. Te lo puedes descargar en su web.

¿Verdad que es una buena idea?

 

*5. Her

Para registrarte en esta APP para lesbianas vas a necesitar tu cuenta de Instagram o Facebook. Lo hacen por motivos de seguridad, ya que quieren asegurarse de que no eres un hombre.

El valor añadido de la aplicación es que, además de poder contactar con chicas, por la razón que tú decidas, encuentras información y noticias relacionadas con el mundo lésbico.

¡Un plus muy interesante!

 

Para terminar

Es cierto que en todas estas APP puedes encontrarte con perfiles que no son reales. O que se cuele algún chico morboso y frustrado en su vida real, que busca reírse por no llorar por él mismo.

Pero, dejando esto a un lado, las APP para lesbianas funcionan. Ayudan a personas que no saben cómo moverse en un entorno social. O que no saben por dónde empezar a hacerlo.

Así que, aprovechemos esta otra vía de socialización y vamos a descargar nuestra favorita.

¿Te has decidido por alguna de estas APP para lesbianas o ya utilizas una?

 

 

Lesmaternity síntomas en el embarazo

7 síntomas del embarazo que debes conocer

En este post te vamos a explicar cuáles son los síntomas del embarazo más habituales, cómo sobrellevarlos y que es un embarazo sin síntomas.

Cada embarazo es un mundo. Algunas mujeres tienen unos síntomas concretos en su embarazo, otras tienen unas señales totalmente diferentes. Incluso las hay que no lo notan.

Ya seas tú la madre gestante o tu novia, sabemos que el embarazo es un periodo lleno de ilusión, pero con unos síntomas un tanto peculiares. Ambas estáis en este proceso gracias al método ROPA y juntas lo podéis llevar mejor.

 

Los primeros meses

Uno de los primeros síntomas del embarazo es el aumento de los senos. Con solo unas semanas de gestación ya lo notarás.Esto ocurre debido a las alteraciones hormonales que provocan la estimulación de las glándulas mamarias, que las van preparando para la lactancia.

También comenzarás a notar náuseas y vómitos, sobre todo al despertar. Te aconsejamos tener unas galletas en la mesita de noche y que te las comas despacio por la mañana. Quizá te ayudan a eliminar esa desagradable sensación.

A partir del segundo mes, es muy posible que te notes mucho la falta de sueño. Tu cuerpo está cambiando y necesita descansar más, pero tranquila que sólo ocurre en los primeros meses y al final del embarazo. ¡Todo es acostumbrarse!

 

En el segundo trimestre

Puedes comentar con el ginecólogo este cansancio, ya que puede verse incrementado por una anemia. La gestación es un periodo en el que las necesidades de hierro se multiplican debido al esfuerzo del cuerpo. Tu especialista te pedirá un análisis y quizá te recomiende un suplemente vitamínico, si lo ve necesario.

De todos modos, añade a tu dieta alimentos ricos en este mineral, como legumbres, carne o perejil. Con pequeños cambios en las comidas, los síntomas del embarazo serán más llevaderos.

La alimentación en este periodo debe ser sana y equilibrada, especialmente durante el segundo trimestre. A pesar de los antojos, debemos evitar los productos con grasas y las bebidas con gas, ya que nos pueden provocar acidez.

Comenzarás a sentirte más hinchada, pero tranquila, ya que se trata de otro síntoma del embarazo. Tu cuerpo se está preparando para soportar el crecimiento del útero.

 

Llegamos a la recta final

Uno de los síntomas del embarazo que toda futura madre tiene es la incontinencia urinaria. Se da en los últimos meses y tras el parto. Ocurre debido a la presión que debilita el suelo pélvico.

Te aconsejamos inscribirte a las clases de preparación al parto, son muy beneficiosas para fortalecer la zona y, de paso, fomentáis vuestra vida social.

Falta poco para el parto y la piel de tu abdomen está estirada. Es muy probable que tengas un picor continuo en la tripa. La solución es hidratar la barriga con cremas para embarazadas, además que te ayudarán a eliminar las estrías y las manchas.

 

¿Un embarazo sin notarlo?

Si, también ocurre. No hay vómitos, ni náuseas.

Aunque estos síntomas son algunos de los más comunes, hay embarazos que no tiene estas señales. En muchos casos, otros síntomas sí que ocurren, pero no se aprecian lo suficiente o se confunden. Se suele dar en mujeres obesas que enmascaran algunos síntomas del embarazo con problemas estomacales.

 

El tiempo pasa muy rápido y más aún cuando hay tantas ilusiones y ganas puestas en este propósito. Ya falta menos para que llegue el gran día ¡y nazca vuestro bebé!

¿Vosotras habéis comenzado a sentir algún síntoma? ¿En qué etapa estáis?

 

Lesmatertiny ser madres lesbianas

Ser madres lesbianas: nuestro deseo para el 2018

Llega Diciembre y una vez más, comienzan a rondar por nuestras cabezas nuevas metas y propósitos que cumplir. Ser madre lesbiana el año que viene es uno de los deseos que nos hemos propuesto cumplir, pero no el único.

Comenzar el gimnasio, pasar más tiempo con la familia o hacer una buena acción son otros propósitos; pero, sin duda, tenemos una meta principal: ser madres, las dos, en 2018. ¿Por dónde comenzamos?

 

Elegir el método

Ya sea junto a nuestra pareja o como madre soltera, encontramos diversos tratamientos para conseguir el embarazo. La inseminación y la fecundación in vitro son los métodos más conocidos, pero el ideal para parejas de lesbianas es, sin duda, el método ROPA. Con él, las dos conseguiremos ser madres biológicas de nuestro bebé: una como madre donante y otra como madre gestante.

¡Será una manera muy especial de dar este paso, que nos unirá más a nuestra pareja, y estaremos más cerca de ser madres lesbianas el año que viene!

 

Dudas y más dudas

Cuando vamos a tratar un tema que no conocemos, las dudas se apoderan de nuestra mente. Pero tranquila, todo tiene una respuesta. Por eso, queremos relajarte resolviendo esas pequeñas curiosidades iniciales que surgen en este emocionante proceso.

Todas las preguntas, tienen su respuesta. Nuestro objetivo está cada vez más cerca. Por eso queremos que nos escribáis para contarnos todas vuestras dudas.

 

Adaptar nuestra casa

Ya hemos comenzado el tratamiento, y llega el momento de planificar nuestro hogar.

Podemos buscar un lugar mayor en el que vivir, que se adapte a nuestra situación laboral, pero un poco más grande que el actual.  Pronto seremos uno más en la familia y habremos cumplido el objetivo de ser madres lesbianas el año que viene.

O bien podemos economizar el espacio, quedarnos donde estamos, eliminando una de nuestras preocupaciones actuales.

Además, todas nuestras relaciones sociales ya saben dónde vivimos, ¡será más fácil compartir los buenos momentos con vecinos y amigos!

 

 ¿Y en el trabajo?

La homosexualidad está cada vez más normalizada, aunque todavía no está todo hecho, ni mucho menos. Y con ello, algunas cosas tan esenciales como ser madres lesbianas.

Por eso, nuestro deseo de ser madres el año que viene estará presente pase lo que pase. Contar en el trabajo que estamos embarazadas debe ser algo normal. No debe suponerte un trauma, ni tampoco debes hacer tarjetitas informando a cada compañero.

¡La naturalidad es tu aliado!

 

El momento familiar

¡Las buenas noticias alegran a todo el mundo! Por eso todos estarán felices de ver que cumplimos ese deseo de ser madres lesbianas.

Estas fechas familiares son perfectas para dar a conocer nuestra decisión. Seguro que comienzan a surgir anécdotas y ese momento se convierte en un recuerdo muy emotivo de nuestras vidas.

Esto fue lo que les pasó a dos amigas que dieron el paso en la cena de Nochebuena.

¿Has pensado ya cómo explicarlo a los tuyos?

Nuestro deseo de ser madres lesbianas está a punto de cumplirse, más unidas que nunca, con muchas ganas. Se aproxima un gran año por delante, ¿qué más necesitamos para conseguir esa gran meta personal?

¡Vamos allá!

Lesmaternity escapadas parejas lesbianas

4 escapadas para parejas de lesbianas. ¡Lo necesitamos!

El día a día, la rutina, el trabajo, la compra, las tareas domésticas…. ¡STOP!

Es necesario huir de la realidad junto a nuestra chica, tener nuestros momentos a solas, tranquilas.

Estos son los mejores planes de escapadas para parejas lesbianas, ¡toma nota!

 

Salida culinaria

Las fiestas, los puentes o cualquier fin de semana (cualquier excusa nos sirve para salir de casa juntas) son una fantástica ocasión para que podamos huir ese día a día que nos tiene sumergidas en una apatía que aburre.

Las parejas a veces necesitamos estar solas. las amistades son geniales. ¡Y la familia! Pero una escapada romántica para 2 renueva el corazón y el deseo.  Y más si necesitáis tomar decisiones y celebrarlas: es un momento muy adecuado para decidir qué tratamiento es el más adecuado  para ser madres. ¡Aprovechad esa comida o vermut sin compañía!

Aunque si decidís uniros a otras amigas, seguro que la diversión está asegurada.

Podéis consultar opiniones de otras personas para saber esos lugares gayfriendly. Nosotras os recomendamos el blog de Lesbianas Viajeras, donde detallan sus experiencias y recomiendan dónde podemos ir.

Probad ese producto típico de la zona. Por ejemplo, la ratafía de La Garrotxa o el aceite del Baix Ebre.

¡Que aproveche!

 

Fin de semana rural

Si tienes la oportunidad de conseguir varios días libres, puedes huir del mundo en un fin de semana rural.

Hay cientos de hoteles en mitad de la nada, rodeados de naturaleza y llenos de actividades que te ayudarán a elegir la escapada perfecta para parejas lesbianas.

Senderismo, meditación, ciclismo o equitación son algunas de las actividades más básicas que estos centros de la tranquilidad han preparado para ti y tu pareja.

Podéis elegir los que están enfocados a gays, conocer a otras parejas como vosotras y, quién sabe, quizá ellas ya han sido madres y os pueden contar su experiencia.

 

Spa urbano

Pero si no tienes la opción de escaparte varios días, siempre te queda la opción de un spa urbano.

En mitad de la ciudad, algún ser maravilloso ha preparado baños relajantes, masajes, cabinas calentitas con vapor y aromas estupendos. Saldréis renovadas, nuevas. Son de “esas” experiencias que te ayudan a sentirte bien.

Algunos centros ofrecen también tratamientos para la piel, así como terapias, pero todo depende del presupuesto que tengamos. Es aconsejable estar en el segundo trimestre de embarazo para ir, no realizar cambios muy bruscos de temperatura y realizar cada etapa del circuito de spa en periodos cortos de tiempo.

Cada vez hay más tratamientos para embarazadas, por lo que ¡ya no hay excusa!

 

Día de compras

Una jornada completa recorriendo tiendas, viendo escaparates y comprando los mejores looks para nosotras y nuestro bebé puede ser otra terapia para desconectar. Cada vez hay más variedad, más descuentos y seguro que te queda alguna tienda nueva a la que ir.

Siempre hay algún motivo para renovar el armario: un evento a la vuelta de la esquina, cambio de temporada o quizá porque te está empezando a salir barriguita de embarazada 😉

En realidad, da igual la excusa. La cuestión es salir de casa, en pareja y pasar el día fuera.

 

Como veis hay muchas opciones, de todo tipo, que nos ayudan a encontrar esa escapada para parejas lesbianas. Y vosotras, ¿habéis decidido ya alguna? ¿Cuál es vuestra escapada favorita?

Cómo contar que eres madre lesbiana en el trabajo y no morir en el intento

Ya eres o vas a ser madre lesbiana en el trabajo pero nadie lo sabe. Debes contarlo antes o después. Pero ¿Cuándo?

No te preocupes, que aquí te proponemos cómo dar ese paso que te lleva de cabeza, pero que te va a provocar muchas satisfacciones.

 

Naturalidad y tranquilidad

Eres lesbiana, tienes un gusto sexual diferente a la mayoría de la población; pero eso no quiere decir que seas un bicho raro. Al contrario, cada vez hay más tolerancia y respeto hacia las diferencias.

Comunicar tu orientación sexual a los demás no debe suponer un trauma para ti.

Es lógico que quieras ser madre, tengas unos planes de futuro y tener un hijo forme parte de ese futuro. Ser madre lesbiana en el trabajo debe ser cada vez más fácil y ¡estamos en proceso de conseguirlo!

 

¿Qué diferencia hay entre ser madre lesbiana en el trabajo o no serlo?

Ninguna.

El bebé tendrá una familia que lo querrá, una serie de personas que se preocuparán por él y no tendrá ningún tipo de diferencia en ese hogar.

¿Por qué debe haber diferencias? Todo es legal e incluso, se puede saber con seguridad que ese bebé será deseado y habrá un sentimiento mayor que en otros lugares.

El bebé tendrá una sensibilidad especial a los valores de tolerancia y respeto, ya que así lo demuestran muchos estudios.

 

El momento de decir que eres madre lesbiana

En mitad de una reunión, cuando están comunicando un ERE no es el instante más adecuado para comunicar nada. Ni comunicar

Sin embargo, en una quedada de compañeros de trabajo, tras una larga jornada, en una cafetería, sería el lugar ideal para dar la noticia. Un ambiente distendido, unas risas, desconectando de los temas de oficina, dar importancia a cosas que la tengan: estas comunicando el sentimiento de ser madre lesbiana en el trabajo.

Es una gran alegría para vosotras y el bebé es más que deseado. Todos se alegrarán por ti.

Aquí tienes unas cuantas entradas a nuestro blog con historias y vivencias sobre cómo les fue a otras compañeras.

 

¿Preguntas incómodas? ¡Yo controlo!

Dice un proverbio chino que “en toda crisis, hay una oportunidad”, y eso es lo que debemos hacer ante preguntas incómodas.

Hay mucho desconocimiento sobre técnicas de reproducción asistida y aún más sobre el método ROPA. El desconocimiento de tus compañeros contrasta con los conocimientos que tú les demuestras al hablar.  Este contraste hace que te vean totalmente preparada.

Todos querrán estar al tanto de las ecografías y seguir tu proceso de embarazo.

 

¿Y ahora?

Seguir adelante. A disfrutar de los días y semanas y a prepararlo todo.

Tu bebé vendrá a este mundo en un ambiente laboral estupendo. Tus compañeros lo saben y te apoyan. Tus jefes están al tanto y no debe suponer un inconveniente laboral, más allá de la propia maternidad.

Te toca comenzar a preparar todo lo necesario, y que tantas ganas tenías: , chupetes, sonajero y todo el resto de accesorios que vais a necesitar.

 

En definitiva, en el trabajo, habla sobre tu maternidad con naturalidad, tranquilidad, busca la situación adecuada y prepárate el tema.

Este es el momento que tanto tiempo has estado esperando.

Hay que enfrentarse a la realidad: eres o vas a ser madre lesbiana en el trabajo y todo saldrá genial.

Respira profundo, relájate y ¡adelante! ¡Estamos contigo!

 

¡No olvides de comentarnos cómo te fue!

Lesmaternity identidad sexual madres lesbianas

Soy madre lesbiana: ¿afecta mi orientación sexual a la identidad sexual de mi hijo?

La identidad sexual de nuestros hijos no está influenciada por la condición sexual de sus madres lesbianas.

Muchos sectores de la sociedad actual consideran que la manera más adecuada de criar a un niño es en una familia tradicional formada por una pareja heterosexual, compuesta de madre y padre. Están equivocados y te lo vamos a demostrar.

Si fuese cierto…

 

Ser heterosexual no implica no tener hijos homosexuales.

¿Qué fue primero: el huevo o la gallina? Si todas las parejas eran heterosexuales, ¿de dónde salió el primer homosexual? Estas preguntas no tienen lógica. Y el falso mito de que para criar a un niño es necesario una familia compuesta de padre y madre tampoco la tiene.

Cualquier padre o madre del pequeño se encarga de transmitirle una serie de valores, conocimientos y aprendizajes que son independientes de la orientación sexual que tienen.

De hecho, hay estudios que aseguran que aquellos hijos de madres lesbianas tienen una sensibilidad especial sobre la tolerancia y el respeto.

Una buena razón para acabar de decidiros por comenzar el proceso de fecundación ¿verdad?

Pero realmente…

 

Ser lesbiana no afecta a la identidad sexual de nuestros hijos.

Ser madre lesbiana no influye en la identidad sexual de nuestros hijos.

Así se ha comprobado en numerosos estudios realizados a lo largo de los años por diversas Universidades y asociaciones, conforme la homosexualidad era más visible y latente en la sociedad en la que se iba viviendo.

Uno de estos análisis, en concreto un estudio de la Universidad de Kentucky, EE.UU., tras analizar 106 familias formadas por lesbianas, gays y heterosexuales, concluyó que la estructura familiar no influye en la identidad sexual de los niños.

Además, demostró la idea falsa que madres lesbianas o padres gays podrían fomentar o permitir más inconformidad de género entre sus hijos.

En uno de los tests destinado a medir la habilidad pedagógica en las situaciones peliagudas, las madres lesbianas puntuaron incluso mejor que las heterosexuales.

 

La identidad sexual de nuestros hijos es suya

Nuestros hijos van a crecer en nuestro entorno y serán ellos mismos quieren resuelvan su identidad sexual.

Nadie nos dijo a nosotras a quien querer y nadie les influirá a ellos en su decisión.

Su identidad sexual será creada por ellos mismos, en función de sí mismos y sus preferencias, igual que cualquiera de nosotras elige una prenda de ropa u otra, o una comida u otra, sin haber ocurrido antes nada que intervenga en tomar esa decisión.

Poco a poco, las parejas lesbianas vamos teniendo menos trabas para conseguir la igualdad en el proceso de ser madres. Y esos son los valores de igualdad, tolerancia y humildad que tendrán nuestros hijos.

La libertad que pudimos no haber sentido en alguno de los momentos de nuestra vida será latente desde el momento en que nuestro pequeño venga al mundo. Queremos que forme su propio pensamiento, sin influencias de ningún tipo.

 

¡A por ello!

Antes que vosotras ya han pasado otras parejas de lesbianas que querían ser madres. En este mismo blog puedes leer una categoría dedicada a sus testimonios.

Una vez que todo sale adelante, la ilusión y las ganas están por encima de todo.

Queremos ser felices, en pareja, sabiendo que las dos seremos las madres de nuestros hijos, gracias al método ROPA. ¡Y, con la seguridad, de que serán libres para elegir su identidad sexual!

¿Te apuntas a ello?