Lesmaternity síntomas en el embarazo

7 síntomas del embarazo que debes conocer

En este post te vamos a explicar cuáles son los síntomas del embarazo más habituales, cómo sobrellevarlos y que es un embarazo sin síntomas.

Cada embarazo es un mundo. Algunas mujeres tienen unos síntomas concretos en su embarazo, otras tienen unas señales totalmente diferentes. Incluso las hay que no lo notan.

Ya seas tú la madre gestante o tu novia, sabemos que el embarazo es un periodo lleno de ilusión, pero con unos síntomas un tanto peculiares. Ambas estáis en este proceso gracias al método ROPA y juntas lo podéis llevar mejor.

 

Los primeros meses

Uno de los primeros síntomas del embarazo es el aumento de los senos. Con solo unas semanas de gestación ya lo notarás.Esto ocurre debido a las alteraciones hormonales que provocan la estimulación de las glándulas mamarias, que las van preparando para la lactancia.

También comenzarás a notar náuseas y vómitos, sobre todo al despertar. Te aconsejamos tener unas galletas en la mesita de noche y que te las comas despacio por la mañana. Quizá te ayudan a eliminar esa desagradable sensación.

A partir del segundo mes, es muy posible que te notes mucho la falta de sueño. Tu cuerpo está cambiando y necesita descansar más, pero tranquila que sólo ocurre en los primeros meses y al final del embarazo. ¡Todo es acostumbrarse!

 

En el segundo trimestre

Puedes comentar con el ginecólogo este cansancio, ya que puede verse incrementado por una anemia. La gestación es un periodo en el que las necesidades de hierro se multiplican debido al esfuerzo del cuerpo. Tu especialista te pedirá un análisis y quizá te recomiende un suplemente vitamínico, si lo ve necesario.

De todos modos, añade a tu dieta alimentos ricos en este mineral, como legumbres, carne o perejil. Con pequeños cambios en las comidas, los síntomas del embarazo serán más llevaderos.

La alimentación en este periodo debe ser sana y equilibrada, especialmente durante el segundo trimestre. A pesar de los antojos, debemos evitar los productos con grasas y las bebidas con gas, ya que nos pueden provocar acidez.

Comenzarás a sentirte más hinchada, pero tranquila, ya que se trata de otro síntoma del embarazo. Tu cuerpo se está preparando para soportar el crecimiento del útero.

 

Llegamos a la recta final

Uno de los síntomas del embarazo que toda futura madre tiene es la incontinencia urinaria. Se da en los últimos meses y tras el parto. Ocurre debido a la presión que debilita el suelo pélvico.

Te aconsejamos inscribirte a las clases de preparación al parto, son muy beneficiosas para fortalecer la zona y, de paso, fomentáis vuestra vida social.

Falta poco para el parto y la piel de tu abdomen está estirada. Es muy probable que tengas un picor continuo en la tripa. La solución es hidratar la barriga con cremas para embarazadas, además que te ayudarán a eliminar las estrías y las manchas.

 

¿Un embarazo sin notarlo?

Si, también ocurre. No hay vómitos, ni náuseas.

Aunque estos síntomas son algunos de los más comunes, hay embarazos que no tiene estas señales. En muchos casos, otros síntomas sí que ocurren, pero no se aprecian lo suficiente o se confunden. Se suele dar en mujeres obesas que enmascaran algunos síntomas del embarazo con problemas estomacales.

 

El tiempo pasa muy rápido y más aún cuando hay tantas ilusiones y ganas puestas en este propósito. Ya falta menos para que llegue el gran día ¡y nazca vuestro bebé!

¿Vosotras habéis comenzado a sentir algún síntoma? ¿En qué etapa estáis?

 


Lesmaternity reserva ovarica

Reserva ovárica: qué tenemos que saber de nuestros óvulos para ser madres lesbianas

La reserva ovárica es la cantidad de óvulos que tiene una mujer en un momento concreto y que marca su fertilidad.

Si tenemos una reserva ovárica buena, hay muchas más probabilidades de conseguir ser madres lesbianas gracias a un embarazo realizado por métodos de gestación.

¿Tenéis dudas sobre este tema? Vamos a resolverlas.

 

Comencemos por el principio

Cada mujer nacemos con un número concreto de ovocitos, cercano al millón, que en la pubertad se reduce a la mitad, aproximadamente.

En cada ciclo menstrual, solo entre 400 y 500 ovocitos llegan a la ovulación y el resto se van perdiendo en el camino.

La etapa en la que la mujer es más fértil transcurre entre los 16 y los 30 años, ya que hay una buena calidad y cantidad de ovocitos. Por eso esta es la edad idónea para ser mamás, desde un punto de vista fisiológico.

A partir de los 35 años, el embarazo va complicando y comienza un descenso en la reserva ovárica, agotándose en la década de los 40 años con la menopausia.

Las circunstancias que afectan a la reserva ovárica son los tratamientos contra el cáncer, la obesidad, contaminación ambiental, exposición a pesticida y tóxicos, estrés y hábitos de vida poco saludables.

¿Qué debemos hacer para que nuestra reserva ovárica sea lo más óptima posible?

Aunque acabamos de decir que la reserva ovárica se deteriora con la edad, los especialistas nos dejan algunos consejos preembarazo:

  • como llevar una vida sana,
  • hacer deporte
  • mantener una nutrición adecuada.

Hemos de prepararnos para ser madres lesbianas, no sólo con los métodos de fecundación, sino con hábitos adecuados.

Todas nuestras acciones influyen en nuestro cuerpo y nosotras queremos que nuestros óvulos estén en las mejores condiciones posibles para comenzar un método de reproducción asistida junto a nuestra pareja.

Por eso, se aconseja que aquella de las dos que tenga una mejor reserva ovárica sea quien aporte el óvulo en el método ROPA. De esta forma conseguiréis mayor efectividad en el embarazo.

 

¿Cómo medimos la reserva ovárica?

Para conocer mejor la reserva ovárica que tenemos las mujeres se definen perfiles hormonales, en los que se varlora:

 *FSH: hormona folículo estimulante

Es una de las hormonas sexuales de regular el ciclo menstrual, liberada por la hipófisis para estimular el desarrollo ovárico.

 *AMH: hormona antimulleriana

Es liberada por la estructura del ovario donde se desarrolla el óvulo.

 *E2: estradiol

Según se van desarrollando los folículos, aumenta la liberación de estradiol, por lo que medir esta hormona es de ayuda para valorar la reserva ovárica.

 *RFA: recuento de folículos antrales

Se caracterizan por acumulación de líquido en su cavidad interior. Esto nos permite ver su visualización mediante la ecografía transvaginal, dándonos una idea aproximada de la reserva ovárica de la mujer.

 

¿Por qué es importante medir la reserva ovárica?

Dentro del estudio inicial que se realiza a la mujer para conocer su potencial reproductivo, la evolución de la reserva ovárica es fundamental.

Ello permite saber cómo responderá a los tratamientos de estimulación ovárica y su pronóstico.

Y si tus óvulos están geniales, ¿por qué no ayudar a otras futuras mamás? ¿Has oído hablar de la donación de óvulos?

 

Como veis, no hay ni un momento que perder. ¿Comenzamos?