Lesmaternity escapadas parejas lesbianas

4 escapadas para parejas de lesbianas. ¡Lo necesitamos!

El día a día, la rutina, el trabajo, la compra, las tareas domésticas…. ¡STOP!

Es necesario huir de la realidad junto a nuestra chica, tener nuestros momentos a solas, tranquilas.

Estos son los mejores planes de escapadas para parejas lesbianas, ¡toma nota!

 

Luces Navideñas

Puede ser que seas una apasionada de la Navidad y quieras poner guirnaldas hasta en el baño o puede que odies estas fechas, pero es innegable que tu ciudad es mucho más bonita con la decoración nocturna.

Una escapada para parejas lesbianas viendo las luces navideñas en plazas y calles es una de las formas que te proponemos para salir de esa rutina. Pasear juntas bajo un manto de lucecitas, buscar un mirador y observar las vistas os vendrá genial.

Además, es un momento muy adecuado para decidir qué tratamiento es el más adecuado  para ser madres. ¡Aprovechad esa buena taza de café caliente!

Así, cualquier día, podemos buscar la ocasión que nos ayudará a salir de la monotonía y reforzar nuestra pareja. Esos momentos son únicos, y en caso de que nuestro pequeño ya haya nacido, ¡todo le impresionará mucho!

 

Fin de semana rural

Si tienes la oportunidad de conseguir varios días libres, puedes huir del mundo en un fin de semana rural.

Hay cientos de hoteles en mitad de la nada, rodeados de naturaleza y llenos de actividades que te ayudarán a elegir la escapada perfecta para parejas lesbianas.

Senderismo, meditación, ciclismo o equitación son algunas de las actividades más básicas que estos centros de la tranquilidad han preparado para ti y tu pareja.

Podéis elegir los que están enfocados a gays, conocer a otras parejas como vosotras y, quién sabe, quizá ellas ya han sido madres y os pueden contar su experiencia.

 

Spa urbano

Pero si no tienes la opción de escaparte varios días, siempre te queda la opción de un spa urbano.

En mitad de la ciudad, algún ser maravilloso ha preparado baños relajantes, masajes, cabinas calentitas con vapor y aromas estupendos. Saldréis renovadas, nuevas. Son de “esas” experiencias que te ayudan a sentirte bien.

Algunos centros ofrecen también tratamientos para la piel, así como terapias, pero todo depende del presupuesto que tengamos. Es aconsejable estar en el segundo trimestre de embarazo para ir, no realizar cambios muy bruscos de temperatura y realizar cada etapa del circuito de spa en periodos cortos de tiempo.

Cada vez hay más tratamientos para embarazadas, por lo que ¡ya no hay excusa!

 

Día de compras

Una jornada completa recorriendo tiendas, viendo escaparates y comprando los mejores looks para nosotras y nuestro bebé puede ser otra terapia para desconectar. Cada vez hay más variedad, más descuentos y seguro que te queda alguna tienda nueva a la que ir.

Siempre hay algún motivo para renovar el armario: un evento a la vuelta de la esquina, cambio de temporada o quizá porque te está empezando a salir barriguita de embarazada ;)

En realidad, da igual la excusa. La cuestión es salir de casa, en pareja y pasar el día fuera.

 

Como veis hay muchas opciones, de todo tipo, que nos ayudan a encontrar esa escapada para parejas lesbianas. Y vosotras, ¿habéis decidido ya alguna? ¿Cuál es vuestra escapada favorita?


Lesmaternity_Madre_Lesbiana_Trabajo

Cómo contar que eres madre lesbiana en el trabajo y no morir en el intento

Ya eres o vas a ser madre lesbiana en el trabajo pero nadie lo sabe. Debes contarlo antes o después. Pero ¿Cuándo?

No te preocupes, que aquí te proponemos cómo dar ese paso que te lleva de cabeza, pero que te va a provocar muchas satisfacciones.

 

Naturalidad y tranquilidad

Eres lesbiana, tienes un gusto sexual diferente a la mayoría de la población; pero eso no quiere decir que seas un bicho raro. Al contrario, cada vez hay más tolerancia y respeto hacia las diferencias.

Comunicar tu orientación sexual a los demás no debe suponer un trauma para ti.

Es lógico que quieras ser madre, tengas unos planes de futuro y tener un hijo forme parte de ese futuro. Ser madre lesbiana en el trabajo debe ser cada vez más fácil y ¡estamos en proceso de conseguirlo!

 

¿Qué diferencia hay entre ser madre lesbiana en el trabajo o no serlo?

Ninguna.

El bebé tendrá una familia que lo querrá, una serie de personas que se preocuparán por él y no tendrá ningún tipo de diferencia en ese hogar.

¿Por qué debe haber diferencias? Todo es legal e incluso, se puede saber con seguridad que ese bebé será deseado y habrá un sentimiento mayor que en otros lugares.

El bebé tendrá una sensibilidad especial a los valores de tolerancia y respeto, ya que así lo demuestran muchos estudios.

 

El momento de decir que eres madre lesbiana

En mitad de una reunión, cuando están comunicando un ERE no es el instante más adecuado para comunicar nada. Ni comunicar

Sin embargo, en una quedada de compañeros de trabajo, tras una larga jornada, en una cafetería, sería el lugar ideal para dar la noticia. Un ambiente distendido, unas risas, desconectando de los temas de oficina, dar importancia a cosas que la tengan: estas comunicando el sentimiento de ser madre lesbiana en el trabajo.

Es una gran alegría para vosotras y el bebé es más que deseado. Todos se alegrarán por ti.

Aquí tienes unas cuantas entradas a nuestro blog con historias y vivencias sobre cómo les fue a otras compañeras.

 

¿Preguntas incómodas? ¡Yo controlo!

Dice un proverbio chino que “en toda crisis, hay una oportunidad”, y eso es lo que debemos hacer ante preguntas incómodas.

Hay mucho desconocimiento sobre técnicas de reproducción asistida y aún más sobre el método ROPA. El desconocimiento de tus compañeros contrasta con los conocimientos que tú les demuestras al hablar.  Este contraste hace que te vean totalmente preparada.

Todos querrán estar al tanto de las ecografías y seguir tu proceso de embarazo.

 

¿Y ahora?

Seguir adelante. A disfrutar de los días y semanas y a prepararlo todo.

Tu bebé vendrá a este mundo en un ambiente laboral estupendo. Tus compañeros lo saben y te apoyan. Tus jefes están al tanto y no debe suponer un inconveniente laboral, más allá de la propia maternidad.

Te toca comenzar a preparar todo lo necesario, y que tantas ganas tenías: , chupetes, sonajero y todo el resto de accesorios que vais a necesitar.

 

En definitiva, en el trabajo, habla sobre tu maternidad con naturalidad, tranquilidad, busca la situación adecuada y prepárate el tema.

Este es el momento que tanto tiempo has estado esperando.

Hay que enfrentarse a la realidad: eres o vas a ser madre lesbiana en el trabajo y todo saldrá genial.

Respira profundo, relájate y ¡adelante! ¡Estamos contigo!

 

¡No olvides de comentarnos cómo te fue!


Lesmaternity_Testimonios_Laura_Mª_Jose

Testimonio de Laura y Mª José

Laura y Mª José son dos madres lesbianas gracias al Método ROPA.

Han cumplido su sueño de tener a su pequeña entre sus brazos. Una emoción que conocemos en primera persona y que vosotras también podéis sentir.

Ellas nos han enviado una foto de la familia. ¿Verdad que rebosan felicidad?

A nosotras nos deja una sensación tan agradable ver vuestras sonrisas…

No os perdáis su testimonio. Es muy emotivo.

 

Testimonio de dos madres lesbianas: Laura y Mª José

 

Parece mentira como pasa el tiempo. Hace un año que mi pareja y yo no sabíamos cómo podíamos llegar a cumplir nuestro mayor sueño… ¡SER MAMAS!

No es un camino fácil hasta que das con las personas adecuadas, que te lo ponen más fácil e incluso comparten experiencias que son las que, en realidad, te pueden ayudar.

Eso es lo que nos pasó.

Casualmente encontramos una página por Internet, Lesmaternity, y nos pusimos en contacto con ellas. Quedamos con Bea y nos explicó el proceso del Método ROPA, refiriéndonos una clínica en la que, la verdad, te tratan como en familia, no esa frialdad y esa calculadora nada más entrar donde ven negocio con parejas como nosotras.

El 3 de octubre concertamos nuestra primera visita. Ufff, los nervios…

Pero salimos con una sensación muy positiva. Tanto fue así que decidimos que Lesmaternity sería la elegida para emprender nuestro sueño.

Empezamos el tratamiento y, después de unos días en los cuales los nervios invaden el cuerpo, llega el gran día de la inseminación, con el único deseo: que todo vaya bien.

La parte desesperante es cuando te dicen que ahora toca esperar. Ufff ¡Qué largos se hacen los días! El pensar, el no querer hacernos ilusiones… Pero, a la vez, la cabeza va más rápido.

Y el día llega… y…. la sensación de querer mirar. Pero no lo haces.

Te invaden todos los sentimientos, la emoción… ¡No hay palabras!

Por fin nos atrevemos a mirar y… ¡POSITIVO!

¡Nuestro sueño! ¡Ahí lo tenemos! No lo puedes creer, pero… sí, ¡todo llega!

El 4 de julio de este año, nació nuestra pequeña María, lo mejor que tenemos en nuestra vida.

Y no podemos dejar de recordar que, gracias a gente como Bea y Lesmaternity, nuestro sueño está entre nuestros brazos. Así que solo puedo decir: ¡GRACIAS!

Y animar a todas aquellas parejas que no se rindan y que tarde o temprano… ¡EL SUEÑO SE CUMPLE!