Colegio para madres lesbianas

Elegir colegio para hijos de madres lesbianas

Uno de los principales dilemas a los que se enfrentan las madres lesbianas es qué colegio es el mejor para sus hijos.

La felicidad de ser madres ambas da paso a la etapa en la que la educación de nuestro hijo-a es protagonista.

Cuando disteis el paso de ser madres, quizá a través del Método ROPA, seguramente ya habíais hablado de cómo educar a vuestro hijo-a.

Sin embargo, la educación de nuestros hijos no solo depende de nosotras y nuestras familias. Los amigos y la sociedad son fundamentales a la hora de transmitir valores. Pero aún hay un personaje más importante: el colegio.

 

¿Cómo elegir un colegio para los hijos de madres lesbianas?

 

Pasados los permisos de maternidad y en ausencia de abuelos, nuestros hijos pasan la mayor parte de su tiempo en la guardería, primero, y en el colegio, después.

En él interaccionan con otros niños y en él aprenden las primeras pautas de convivencia, las que determinarán su vida.

 

Homofobia en los colegios

Con demasiada frecuencia escuchamos noticias de colegios que no han admitido a niños sólo porque sus padres o madres son gays.

Las familias LGTB seguimos discriminadas por nuestra orientación sexual. Y en los años de escolarización, son nuestros hijos los que lo sufren.

 

Tolerancia en los colegios: la clave

Como madre lesbiana, ¿qué preguntas te haces a la hora de elegir un colegio para tu hijo-a?

Más allá de si es bilingüe, está cerca de casa o si es público o concertado, seguramente te preocupa que tu hijo-a no sufra ningún tipo de discriminación o acoso por el hecho de tener dos madres.

 

Por eso, el respeto a la persona y la tolerancia por las circunstancias y sus decisiones, es una de las claves que te permitirá decidirte por un colegio u otro.

 

Ya sabemos que la ley protege a las familias LGTB ante discriminaciones obvias y demostrables. Pero, ¿qué ocurre en las aulas, qué actitud toma la directiva de un colegio? ¿Cuáles son los valores reales que están enseñando a nuestros hijos-as? ¿Los profesores normalizan la situación de nuestro hijo-a ante los compañeros de clase?

Para responder a estas preguntas, claves para que, como madres lesbianas, elijáis un colegio para vuestro pequeño-a, se hace necesaria una entrevista con el director o directora.

También puede ser una buena idea aprovechar el día de puertas abiertas que muchos colegios hacen antes de las fechas de inscripción de los futuros alumnos.

Podéis acudir a este evento y relacionaros abiertamente con los padres y madres del resto de niños con los que se encontrará vuestro hijo-a.

Desafortunadamente, estamos acostumbradas a detectar la homofobia en la primera frase que otra persona dice sobre la sexualidad. Por tanto, sabréis enseguida si ese colegio es el adecuado para vosotras.

 

Incluso si os acabáis de quedar embarazadas, sabemos que es un tema delicado que os preocupa. En algún momento habrá que tomar decisiones.

A algunas de las parejas que han cumplido su sueño de ser madres con Lesmaternity pronto les llegará el momento de decidir.

Pero, sin duda, todo lo que rodea al colectivo LGTB nos afecta a los homosexuales, seamos, padres, madres o no nos lo planteemos.

Por eso todos debemos seguir luchando por la igualdad en los colegios.

 

Una educación tolerante hoy es una sociedad tolerante mañana.

 

Y tú, ¿qué crees que debes tener en cuenta para que las madres lesbianas elijan un buen colegio para sus hijos-as?


Lesmaternity, testimonio de madres lesbianas.

Testimonio de Esther y Marta

Esther y Marta son una pareja que ha conseguido embarazarse a través de Lesmaternity.

Ellas están felices y nosotras, orgullosas. Nos encanta ver las sonrisas cuando empieza vuestro sueño de ser madres.

Ellas nos cuentan su último año, más duro de lo que hubieran deseado. Pero ahí están. Como ellas dicen, esto no se acaba aquí, ¡justo empieza!

Os dejamos con su testimonio (los nombres son ficticios para respetar su privacidad).

 

Hola, somos una pareja de chicas que como muchas parejas quiere formar
una familia. Os voy a explicar como ha ido nuestra aventura hasta el
día de hoy.

Hace una año empezamos a mirar clínicas. Después de unas entrevistas,
decidimos hacer inseminación artificial. En el precio entraban tres
intentos. Las analíticas salían todas bien, la doctora me daba
posibilidades y tenía tres intentos…estaba tranquila. Solo “fallaba”
la edad: 36. El tema medicación lo llevé más o menos bien. A veces me
era complicado por horarios de trabajo pero no me fue incómodo los
pinchazos ni estar pendiente del reloj.

La inseminación en sí es sencillísima, ni te enteras y dura 10 minutos.
Lo peor son los 15 días siguientes que no sabes si lo estas o no. no sabes si lo
que sientes es normal o no.

Si puedes hacer o no según que cosas…para mi ha sido lo peor de todo.
Cuando se acerca el día me daba miedo hasta ir al lavabo por si había
manchado.

Leímos mucho en internet pero todo era lo mismo: cada mujer es un mundo;
los síntomas son como de regla; relájate; distráete; …

Deciros que los tres intentos fueron igual:
dos días antes de que me tocara la prueba de embarazo, me bajo la
regla. No se cual de las tres fue mas dolorosa. Te vienes abajo sí, pero
no te das por vencida. Hice los tres intentos casi seguidos. La doctora
me seguía dando esperanzas. Pero la ultima que fui me dijo que no
intentara una cuarta que era tontería. Supongo que por no quedarme
embarazada, quieres culpar alguien y yo lo hice con la doctora. No me
gusto el trato. Fue muy frio. Quizás esperaba mas en esos 15 días de
espera que se preocuparan o algo y mas con tres intentos. No sé.

Hablamos con otras amigas que también lo estaban intentando. Me
hablaron de LesMaternity.

Me puse en contacto con Beatriz y me asesoró y recomendó una clínica
de Barcelona donde ellas se habían hecho su tratamiento y allí fuimos.
El trato, recepción, instalaciones.. nada que ver con la otra.

Le lleve todas mis analíticas y me dio las dos opciones: in vitro o
inseminación. Me hablo en porcentajes y nos decidimos por la in vitro.

No queríamos volver a dar negativo.

Todo volvía a ser nuevo. Más medicación.

En la punción me sacaron demasiados óvulos y al final
quedaron 10 estupendos. Decidimos ponerme dos por miedo a no quedarme,
aunque el doctor dijo q seguro que con uno me quedaba y mas como había
ido todo.

Me tuve que esperar a la siguiente regla porque estaba
hiperestimulada. Y dos semanas después volvía a la clínica para
fecundarme.

En los días siguientes, los de la “espera desespera”, sentí cosas diferentes a las otras veces.
Pero aun así tenia mis dudas.
Tres días antes de la cita con el medico, y como con la
medicación ya sabia que no me iba a bajar la regla, nos hicimos la
prueba de embarazo y siiii +++++. Abrazos, lloros, llamada..

No dormimos casi esa noche (me hice la prueba antes y con el pipi de la noche).
Salió tan tan colorado que ya hablábamos de que habían enganchado los dos.
Dos días después volví ha hacerme la prueba… igual de colorado.
Llamé al doctor y me dio cita para la primera eco a las dos semanas.
Pero una semana antes empecé a manchar.. Vuelven los miedos, las dudas,
el tercer test seguía siendo positivo… Llamé al doctor y me adelanto
eco pero que no me preocupara.

Y volvimos a la clínica.

Es increíble cuando ves en esa maquina dos bolsitas y dentro tus dos futuros bebes!!!
Si, Si. dos.

El doctor acertó. Pudimos ver sus corazones latir. Impresionante!

Y ya salimos de la clínica con la primera foto de nuestros bebes.
Aunque siempre con cautela que solo esto de 6 semanas.

Y así estamos mi pareja y yo. Super contentas con la noticia, asustadas
porque son dos de golpe, pero con muchísimas ganas de poder confirmarlo
y empezar a comprar cosas como unas locas y prepararlo todo para la
bienvenida.

Esta es la historia de mi aventura , pero no se acaba aquí no.